Los cuartos de final y los problemas físicos de Muguruza

Dos retiradas en dos torneos en 2018 no parecen la mejor carta de presentación posible para la número tres del mundo. Garbiñe Muguruza no ha empezado el curso de la manera esperada y sus abandonos, primero por calambres en Brisbane y luego por precaución en Sídney, provocan que sus expectativas en el primer Grand Slam de la temporada sean una incógnita. Por 'ranking' y por el juego mostrado el año pasado, Muguruza debería partir como una de las favoritas, más si se tienen en cuenta sus emparejamientos en las dos primeras rondas, las que deben servirle para coger ritmo y sensaciones. La hispano-venezolana debutará con la francesa Jessika Ponchet, de 21 años y 270ª. del mundo, quien sólo cuenta con una victoria en el circuito WTA e invitada por la organización. A partir de ahí, Muguruza podría cruzarse con la china Su-Wei Hsieh, con Radwanska en tercera ronda y con Sharapova o Kerber en octavos de final.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos