Menéndez cae en Nueva York tras su mejor semana en la ATP

Adrián Menéndez/
Adrián Menéndez

El marbellí cede después de tres sets ante Mannarino en los cuartos de final del torneo en su aventura más larga en una cita del circuito

Pedro Luis Alonso
PEDRO LUIS ALONSOMálaga

Quizás por haber sucedido de forma paralela al bronce de Regino Hernández en los Juegos Olímpicos de Invierno, ha pasado casi inadvertida la sensacional actuación de un tenista malagueño esta semana. El marbellí Adrián Menéndez (128º del ‘ranking’ mundial) finalizó ayer su mejor actuación en la ATP después de ceder en los cuartos de final del torneo de Nueva York, de nuevo cuño (sustituto de la cita en Memphis) y en pista rápida, ante el francés Adrian Mannarino (25º) por 5-7, 6-2 y 3-6, en dos horas y 32 minutos.

Por primera vez en su carrera Menéndez llegaba a los cuartos de final de un torneo ATP. Hasta esta semana había jugado sólo once partidos a este nivel y nunca había avanzado más allá de una segunda ronda (con un balance de 2-9). Sin embargo, en el ATP 250 de Nueva York, en Long Island, el malagueño ha mostrado uno de los mejores niveles tenísticos en su trayectoria y se ha codeado con rivales muy superiores en el ‘ranking’.

Acostumbrado a destacar en Challengers o en alcanzar en alguna ocasión el cuadro de un Grand Slam, ha tenido que llegar todo a los 32 años y, además, casi siempre remontando. Así, venció a Darin King en la primera ronda de la fase previa tras un 0-5 en contra en el primer set, y ante Liam Broady superó un 1-4 de salida. En la primera ronda del cuadro principal perdió el primer set por 1-6 ante Steve Johnson (49º del mundo), pero remontó y acabó ganando los dos siguientes sets, 6-3 y 7-6. Y ante Jeremy Chardy se repuso de cinco bolas de partido a favor de su rival.

Rival conocido

Menéndez conocía bien a Mannarino, al que se había enfrentado en seis ocasiones, entre ellas la final perdida en el Challenger de El Espinar (Segovia).Aunque perdía por 1-5 en los precedentes, ganó el último enfrentamiento, en el Masters 1000 de Madrid en 2016. El malagueño llegó a disfrutar de 5-3 y saque en la primera manga, pero cuatro juegos seguidos del francés le dieron un vuelco a la situación. En todo caso, su juego fue brillante en muchas fases dominando en ‘rallys’ muy largos y con una contundencia destacada con su servicio.

El malagueño tuvo contra las cuerdas a su rival, el 25º del mundo, en fases del choque

Con un set en contra parecía repetirse la situación de anteriores citas en este torneo, porque Menéndez tomó carrrerilla y se adjudicó el segundo set con cierta superioridad. Con un 6-2 que invitaba a pensar en que se podía producir la sorpresa, pero el tercer set le devolvió a la cruda realidad. La ruptura en el cuaro juego fue el punto de inflexión definitivo. El veterano jugador pareció acusar este varapalo y el desgaste físico de las últimas fechas para irse del encuentro y colocarse con un 1-5 casi definitivo. Aún tuvo arrestos Menéndez para encadenar dos juegos y sumar un ‘break’, pero Mannarino cerró el choque al primer ‘break point’.En el balance final pesaron los diez saques directos del galo, que dobló a su rival.

Temas

Tenis

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos