Halep, ante su asignatura pendiente

I. G. PARÍS.

La número uno del mundo, la rumana Simona Halep, disputará hoy su cuarta final de un Grand Slam con un solo objetivo, toda vez que tiene asegurado el liderato del ranking mundial: conquistar su primer Roland Garros y estrenar así su palmarés de torneos 'grandes'. Su rival, a partir de las 15.00 horas, será la estadounidense Sloane Stephens, una jugadora que al contrario que la rumana, no suele desaprovechar sus presencias en finales.

Esa es precisamente la asignatura pendiente de Halep, finalista el año pasado en París, a la que parece que le puede la presión cuando se le presenta la ocasión de conquistar un Grand Slam. Así, en 2017 se embolsó el primer set ante la letona Jelena Ostapenko, y en el segundo parcial gozó de hasta tres bolas de 'break' con 3-0 en el marcador, para al final acabar cediendo ante su joven rival (4-6, 6-4, 6-3). No tuvo mejor suerte en sus dos otras finales de Grand Slam, ante Maria Sharapova en 2014 también en París, y contra la danesa Caroline Wozniacki el pasado mes de enero en el Abierto de Australia. En ambos casos perdió en tres mangas.

Halep estará al menos liberada de la presión de necesitar la victoria para seguir como número 1. Su victoria en semifinales ante la hispano-venezolana Garbiñe Muguruza le exoneró de esa responsabilidad, y seguirá ocupando un escalón del que no se ha bajado desde febrero y al que se subió por primera vez el 9 de octubre del pasado año, precisamente en detrimento de Muguruza. En cualquier caso, una derrota hoy le igualaría con la checa Helena Sukova como las únicas con cuatro decepciones en otras tantas finales de Grand Slam.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos