Copa Federación

España visitará Italia en la Copa Federación de 2018

Garbiñe Muguruza, durante un partido. /Efe
Garbiñe Muguruza, durante un partido. / Efe

Las chicas, que aún no cuentan con capitán, visitarán el país transalpino en febrero

MANUEL SÁNCHEZMadrid

El equipo español de Copa Federación debutará ante Italia en 2018 en el que será el primer paso para volver al Grupo Mundial. España, que descendió el año pasado tras caer ante Francia en el "playoff", visitará Italia los días 10 y 11 de febrero y tratará de igualar la victoria lograda en 2016 ante las transalpinas.

En el último enfrentamiento entre ambos conjuntos, las españolas, dirigidas por la ya excapitana Conchita Martínez, derrotaron a las italianas por 4-0. El cruce, disputado en Lérida, contó con la presencia de Garbiñe Muguruza, Carla Suárez, Sara Sorribes y Anabel Medina. Esta última, además, se postula como una de las posibles candidatas a la capitanía del equipo, aunque estaría supeditado a su trabajo junto a la campeona de Roland Garros Jelena Ostapenko. Las italianas, comandadas por Roberta Vinci, Sara Errani (actualmente suspendida por dopaje), Francesca Schiavone y Karin Knapp no ofrecieron oposición y no pudieron conseguir ni un solo set sobre la arcilla catalana.

Más información

La eliminatoria, que aún no cuenta con sede, será la octava entre españolas e italianas. El balance actual favorece a España, que domina con cuatro victorias por tres derrotas. Además, las españolas vencieron en sus últimas dos visitas a Italia. En Napolés 2008 y Bari 2000, mientras que para ver una victoria de las transalpinas en su país hay que remontarse hasta 1999.

Las italianas, venidas a menos en los últimos años, podrían contar con la participación de Vinci, que no ha logrado igualar su magnífica actuación en el Abierto de los Estados Unidos 2015, cuando cayó en la final ante su compatriota Flavia Penneta.

Penneta, que se retiró poco después de reinar en Nueva York, dejó un hueco en el tenis italiano que hasta ahora sus compatriotas no han conseguido ocupar. Ni Camila Giorgi (68 del mundo), siempre imprevisible e irregular, ni la que fuera finalista de Roland Garros (2012) Sara Errani (243 del mundo), han cumplido con las expectativas. Además, esta última fue suspendida por dopaje en agosto, aunque la sanción ha sido de dos meses, y podría estar en la eliminatoria de febrero.

La de Bolonia y Vinci formaron en el pasado una gran pareja de dobles y conquistaron cinco “Grand Slam” en el circuito, además de ser números uno en 2012. Esta relación se rompió en 2015, aunque retomaron su alianza para los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, donde cayeron en cuartos de final.

Fuera de Vinci, Giorgi y Errani, el resto de jugadoras italianas que pueblan el ranking WTA son de perfil bajo, y todas se encuentran por debajo del puesto 130 del mundo.

Las italianas ya estuvieron en la Segunda División del tenis mundial el año pasado, cuando cedieron en su intento de subir ante Eslovaquia, para a la postre con una victoria ante China Taipei.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos