Gran Bretaña, como en casa en la Copa Davis de Marbella

Tenis

Los aficionados del cuadro visitante fueron mayoría en Puente Romano

La hinchada de Gran Bretaña pobló agrupada zonas amplias de las dos gradas laterales de la pista./Josele-Lanza -
La hinchada de Gran Bretaña pobló agrupada zonas amplias de las dos gradas laterales de la pista. / Josele-Lanza -
JULIO RODRÍGUEZ

Ataviados con camisetas azules con su bandera estampada, los aficionados británicos fueron mayoría en la pista central ‘Manolo Santana’ de Puente Romano. Fueron madrugadores para colocar una hilera de banderas en la tribuna y acomodarse por todo el recinto. Sabedores de que su equipo tenía poco que ver con el que fue campeón de la Copa Davis en 2015, animaron tras cada punto a un debutante como Liam Broady: ‘¡Let’s go Liam!’ cantaban entonando un tema discotequero de Gala, solista italiana. Tanto aliento le trasmitieron que el 165º del mundo se creció para proponer más batalla de lo esperado en su derrota en tres sets contra Ramos. Eran constantes los guiños del tenista con sus aficionados: golpes en el pecho, gritos de rabia y gestos con el puño cerrado para armarse de moral.

Más información

La presencia masiva de británicos era un atractivo más, un espectáculo para el disfrute incluso de los aficionados locales que no abucheaban los vítores rivales. Respeto y orden entre un público que no llegó a llenar las 8.000 localidades. El sol durante toda la jornada y los 14 grados a la sombra permitieron el normal desarrollo del primer día de competición. El único temor de la organización se salvó. No hubo colapso de tráfico en los accesos antes del primer partido más allá de la espera común por encontrar aparcamiento. Multitud de abonados llegaron por el paseo marítimo para evitar colas.

Aficionados españoles llegados de diferentes puntos del país. El banquillo español, con Davidovich. Las autoridades, con Lete.. / Josele-Lanza -

Llamó la atención la minuciosa seguridad. Desde las 8.30 horas la Policía Nacional dirigía a los perros guía para rastrear toda la instalación, cada recoveco. Toda prevención es poca ante tal afluencia de público que también contó con ‘VIPS’. El secretario de Estado para el Deporte, José Ramón Lete, no se perdió la cita asegurando que en Marbella siempre es primavera por el excelente tiempo. Entre pamelas se vislumbraba una condesa británica que sus propios compatriotas señalaban, pero el anonimato prevaleció ayer. En el ambiente una pregunta, ¿se pasará Rafa Nadal a apoyar a sus compañeros hoy?

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos