Más cerca de la sexta Ensaladera

Albert Ramos festeja su victoria y, por ende, el punto decisivo, con los componentes del banquillo español al final de un duelo maratoniano. /Josele-Lanza -
Albert Ramos festeja su victoria y, por ende, el punto decisivo, con los componentes del banquillo español al final de un duelo maratoniano. / Josele-Lanza -

Ramos funde a un nuevamente combativo Norrie y suma el punto definitivo para la ‘Armada’

Pedro Luis Alonso
PEDRO LUIS ALONSOMálaga

El tenis español está a tres pasos de la que podría ser su sexta Ensaladera . Parece fácil visto así, pero cualquier jugador de la ‘Armada’ sabe lo que cuesta ganar un punto en este torneo, con partidos a cinco sets y la presión que agarrota al favorito. Que se lo preguntaran a Roberto Bautista el viernes, o a Albert Ramos ayer. Costó llegar al 3-1 definitivo mucho más de lo esperado a priori ante una Gran Bretaña diezmada (sin Andy Murray y, a la postre, también sin Kyle Edmund), pero en una edición particularmente propicia, pues España encadenará dos citas de local, cuando lleva 26 eliminatorias consecutivas sin fallar en casa, incluyendo la que acabó este fin de semana en las instalaciones de Puente Romano (Marbella), una vez más sobre nuestra base fetiche, la tierra.

El catalán precisó casi cuatro horas para ganar y tuvo que imponer su mayor experiencia en los ‘tie break’ de dos sets maratonianos

Sin embargo, las circunstancias del duelo no eran fáciles. Una superficie más dura de lo habitual por la lluvia nocturna, y un Cameron Norrie al que cabe apodar como ‘El gato’, porque parece tener innumerables vidas, siempre es capaz de reponerse a las circunstancias más adversas, que es cuando parece que saca su mejor tenis. El susto ofrecido a Bautista casi se repite ayer. Norrie, 118º del ‘rankingATP, desconcierta a cualquiera con sus picos y valles, su correr incansable, su actitud y su sorprendente adaptación a una superficie en la que no había competido hasta ahora al más alto nivel.

El viernes se repuso de dos sets y un ‘break’ en contra, y ayer, aunque comenzó desastroso, forzó en la primera manga la ‘muerte súbita’ tras un 5-2 en contra, servicio para Ramos y dos bolas de set.

Es cierto que inicialmente se vio la mejor versión del catalán, con sus clásicos golpes envolviendo mucho la bola y llegando bien de piernas a todos los tiros de su rival , justo lo que le faltaba a Norrie, muy exigido. De ahí el 4-0 de salida. Parecía que a este joven nacido en Johannesburgo le iba a pasar factura la paliza del viernes, que podía ser el partido de su vida. Lejos de la realidad.

La Alemania de Zverev espera en cuartos de final en abril en una sede española

El actual número 5 del mundo es el principal peligro cara a una ronda para la que se confía en la presencia de Nadal

P. L. A.

marbella. España ya conocía cuál podía ser su rival en cuartos de final antes de dilucidar la eliminatoria de Marbella. Se trata de Alemania, que se impuso por 1-3 en Australia. En todo caso, ante uno u otro conjunto, la confrontación iba a volver a ser en casa. La ‘Armada’ se ha pasado cuatro años sin jugar de local y ahora encadenará dos rondas ante su parroquia, pero ahora queda por determinar en qué sede.

La decisión se tomará antes del lunes 19 y hay ya un interés conocido del municipio de Calviá (Mallorca), con una importante colonia alemana, y de la Comunidad Valenciana, ya sea en Alicante o en Valencia. Hay que recordar que el canon establecido por la Federación Española de Tenis, en torno a los 400.000 euros, en esta ocasión será algo más elevado.

Fecha idónea

Los partidos, previstos para el fin de semana del 6 al 8 de abril, llegarán entre la gira estadounidense (los torneos de Indian Wells y Miami) y el paso a la temporada de tierra batida, con la cita en Montecarlo. De esta manera, la eliminatoria de Copa Davis resulta en esta ocasión más idónea para los jugadores y, de no mediar lesión o alguna secuela física, se antoja mucho más probable la presencia de Rafa Nadal en la misma.

En cuanto a Alemania, su capitán, Michael Kohlmann, no recurrió a la nueva posibilidad de convocar a cinco jugadores. Ha alineado en los duelos individuales a su jugador referente, el joven Alexander Zverev, quinto del mundo (uno de los dos ‘top ten’ que se ha dejado ver en esta primera ronda del Grupo Mundial), y a Jan-Lennard Struff (58º). Asimismo, este formó junto a Tim Puetz (144º del ‘ranking’ de dobles) en el partido por parejas. Cerró el cuarteto Peter Gojowczyk (60º). En el circuito hay otros jugadores con un ‘ranking’ alto, como Phillipp Kohlschreiber, Florian Mayer y Misha Zverev, el hermano mayor de Alexander, cuyos dos puntos sumados en los individuales fueron clave.

Sucedió que a Ramos le entraron las dudas. Acostumbrado a tener que elaborar mucho sus puntos, ya no se imponía tanto en los ‘rallies’ y se le apareció la pesadilla de su compañero Bautista. Indudablemente, Norrie parece que promete hacer carrera en el circuito profesional. Ahora no tiene tan sencillo el acceso a los cuadros de los mejores torneos, pero de continuar a este nivel todo llegará.

Norrie rompió dos veces el saque de Ramos en el arranque del segundo set, que se lo adjudicó cómodamente, y forzó otra batalla maratoniana en el tercero, que como el inicial se fue a una hora y cuarto de duración. Comenzó mandando el español, pero del 4-2 se pasó al 4-4 y ya no se deshizo el equilibrio. Suerte que el de Mataró (21º) impuso su mayor experiencia en los momentos decisivos, porque no le tembló tanto el pulso en las dos ‘muertes súbitas’ del partido, ambas resueltas con 7-4. En la segunda de ellas la polémica se apoderó del partido. Bruguera reclamó como malo un tiro de Norrie, y luego se cantó largo otro golpeo del británico hacia la línea de fondo, revisado tras la protesta de Smith, lo que elevó la frustración del equipo español. Al menos el problema no fue a más al caer el set para la ‘Armada’.

Amenaza de lluvia

Estaba claro que era el momento clave del choque, porque con dos sets a uno en contra el empuje de Norrie decayó en el inicio del cuarto periodo, que ya fue poco menos que coser y cantar para Ramos. El último parcial de 6-2 cayó como una fruta madura, en muy poco tiempo, ante una grada aterida por el frío en una mañana con amenaza de lluvia. Incluso, se percibieron algunas gotas al comienzo de la cuarta manga, pero nada que amenazara ni mucho menos con la suspensión del partido. Las gradas de la central de Puente Romano se acercaron otra vez al lleno y el público disfrutó con la animación de la charanga con componentes de la banda de la cofradía de la Pollinica local.

Durante buena parte del choque David Ferrer y Kyle Edmund se ausentaron de sus respectivos banquillos. Ellos estaban predestinados a jugar el quinto partido si hubiese sido necesario. El número uno inglés, ya mucho más repuesto de las molestias que no le permitieron jugar el viernes. Finalmente, ambos se quedaron inéditos.

Durante toda la semana la cabellera rubia de un tenista casi barbilampiño ha chupado plano junto a los componentes de la ‘Armada’. Es el joven malagueño Alejandro Davidovich (18 años, 484º, en el arranque de su primera temporada de sénior), que al ejercitarse muy cerca (en el Hotel Don Carlos), hizo de ‘sparring’ en los entrenamientos y sacó numerosas enseñanzas de una experiencia que quien sabe si volverá a repetir a corto o medio plazo, pero ya como integrante del equipo con todas las de la ley.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos