Las campeonas vencen así

Garbiñe Muguruza posa sonriente junto a su primer trofeo de Wimbledon. :: afp/
Garbiñe Muguruza posa sonriente junto a su primer trofeo de Wimbledon. :: afp

Garbiñe Muguruza arrolla a Venus Williams, se desquita de la final perdida hace dos años ante Serena y conquista su primer Wimbledon

MANUEL SÁNCHEZ

Cuando Muguruza se quedó a las puertas de vencer en el All England Tennis Club en 2015, su rival entonces, Serena Williams, aseguró que algún día conseguiría el título. La profecía de la ganadora de 23 grandes, se cumplió dos años después y ante su hermana en las que serán para siempre las dos semanas más especiales para Muguruza en Londres. Garbiñe conquistó su primer Wimbledon al derrotar a Venus Williams por 7-5 y 6-0, en el que es el segundo Grand Slam de su carrera.

Salió nerviosa la española y en su primer punto al saque cometió una doble falta. Le costó aclimatarse al partido y a las condiciones de la pista central, que estuvo techada debido a las lluvias que cayeron sobre Londres. Que el partido fuese 'indoor', en principio beneficiaba más a Venus por su juego de ataque. Con la pista cubierta, el viento disminuye y mueve menos la pelota a la hora de golpear. A Muguruza le costó cogerle el truco, y en su segundo partido del año en la central los errores se sucedieron uno tras otro, con especial hincapié en el resto sobre el saque de la estadounidense, un golpe que fue incapaz de leer y controlar en los primeros compases, pero que cuando cogió calor, pasó por encima de ella.

Tuvo sus primeras oportunidades de romper Muguruza en el séptimo juego del primer set, cuando a pesar a de las tres dobles faltas que hizo, Venus consiguió sostener su servicio en el parcial más largo del partido. Lo que pudo ser un golpe moral para Muguruza, unido además a comenzar 0-15 el siguiente saque, lo solventó con mucha eficiencia, pero no con la misma con la que Venus amarró el noveno juego para meter toda la presión en el lado de su rival.

En el siempre psicológico décimo juego, Muguruza comenzó 15-40 abajo, lo que supusieron dos bolas de set para la mayor de las Williams. Tras un rally de más de quince golpes, salvó la primera, y una bola larga de Venus le dio el 'deuce', que a la postre supuso que la española sostuviese su servicio. Y esta vez el golpe moral lo infligió ella. Con 5-5, en la que fue su tercera oportunidad de rotura en el partido, un golpe de Venus se marchó largo y Muguruza celebró el 'break' como si casi se hubiese metido en el bolsillo el título.

Hachazo letal

La española se colocó 6-5 y tras un globo espectacular que botó en la línea dispuso de sus dos primeras bolas de set. A la segunda, Muguruza asestó el primer hachazo en el lomo de la estadounidense. Y ésta se quedó desangrándose. Empezó el segundo set parcial al saque y no tardó en entregarlo con una doble falta. La última vez que una tenista remontó la final de Wimbledon tras perder el primer set fue en 2006, cuando la francesa Amelie Mauresmo levantó la primera manga a Justine Henin. Antes de la exentrenadora de Andy Murray, la última en conseguirlo fue precisamente Venus ante su compatriota Lindsay Davenport el año anterior. Pero esta vez, y como ha ocurrido en 44 de 46 partidos de Grand Slam, si Muguruza se apunta el primer set, el partido es suyo.

La herida se abrió cada vez más y Muguruza metió el dedo para llegar hasta la bandeja de plata. Confirmó su saque, consiguió el doble 'break' y puso el 4-0. Levanto el puño y dos juegos más tarde, ya era campeona de Wimbledon. El título se lo dio el ojo de halcón, lo pidió Muguruza por una bola larga de Venus, y esta tecnología se lo confirmó. La española se echó las manos a la cara e hincó las rodillas en el pasto londinense tratando de contener las lágrimas.

Era campeona de Wimbledon, y la propia Venus le esperaba en la red para felicitarla y pasarle el testigo de campeona. De una campeona de 37 años que ha vencido aquí en cinco ocasiones, a otra, de 23, que lo hace por primera vez, pero con vistas a repetirlo muchas más veces.

Más

Fotos

Vídeos