Anderson remonta y despierta del sueño a Carreño

M. S. MADRID.

Éxito de Nadal, pero sin final española en Flushing Meadows, porque Pablo Carreño cedió en la primera semifinal ante el sudafricano Kevin Anderson (4-6, 7-5, 6-3 y 6-4) en dos hora y 50 minutos de encuentro. El asturiano, en el día de su comunidad, no pudo completar el sueño y se vio derrotado en la primera semifinal de su vida en un Grand Slam. Anderson, con mayor experiencia, y favorito al comienzo del encuentro, impuso su ritmo al saque, y dominó con la derecha a un Carreño que se vio superado claramente después del primer set.

Carreño, que no había cedido un set hasta su encuentro con el sudafricano, comenzó el partido en su máximo esplendor. Exprimió a Anderson y le obligó a batirse en la posición que menos le gusta, desde el fondo de la pista. El cuartofinalista de Roland Garros tiró, tanto de revés, como de derecha y puso el ritmo que necesitaba . Desde el fondo era muy superior, y lo dejó ver con peloteos intensos que agotaron al sudafricano y le impusieron una hoja de ruta que pasó por acortar los puntos.

Con el primer set en el bolsillo (6-4), Carreño probó el nerviosismo de las grandes citas. Y se encogió. Ante una audiencia inferior a la que ve en su querido Molinón (Gijón), el asturiano sufrió el miedo y el nerviosismo de los mejores partidos. Una doble falta en el segundo parcial le condenó, y le supuso verse igualado con un rival, que en condiciones normales hubiese sido muy batible.

Décimo del mundo

Anderson, de 31 años, se metió dentro de la pista y llevó la iniciativa. Conectaba primeros servicios a más de 200 kilómetros por hora, lo que le valía para meterse dentro de pista y acribillar con la derecha. Ni siquiera los cambios de ritmo y efectos de Carreño ofrecieron resistencia. El partido estuvo donde el sudafricano quiso, y lo aprovechó para llevarse el cuarto (6-3) y quinto set (6-4) y acabar con el sueño de Carreño. Dos roturas, una en cada set, cerraron un encuentro que comenzó en el guión perfecto para el gijonés, y se terminó de la foma más cruel.

Esta derrota deja a Carreño como número diez del mundo y octavo en la Carrera a Londres, por lo que sus posibilidades de estar en la cita final de temporada son muy grandes. Las ausencias de Wawrinka, Djokovic y la más que probable de Murray, provocan que el asturiano pueda sacarse el billete a la capital inglesa en los próximos torneos.

Fotos

Vídeos