Diario Sur

Nadal, en su despedida de Shanghái. :: efe
Nadal, en su despedida de Shanghái. :: efe

Nadal no jugará lo que queda de temporada por lesión

  • El balear renuncia al último Master 1.000 del año, en París, y al torneo de maestros de Londres por sus problemas físicos

No se volverá a Rafa Nadal en una pista de tenis en lo que falta de temporada. Las lesiones, el gran obstáculo del balear en los últimos años de su carrera, han forzado al manacorense a renunciar al torneo de Basilea, al último Masters 1.000 del año (París) y a la posible clasificación para el torneo de maestros de Londres, desde el 13 al 20 de noviembre.

«Creo que no es ningún secreto decir que llegué muy justo a los Juegos Olímpicos y el objetivo era ganar una medalla para España. Sin embargo, esta recuperación acelerada me ha causado dolor en todos los torneos desde entonces y ahora me veo obligado a parar y pensar ya en 2017», confesó Nadal a través de su perfil oficial en Facebook. La lesión en la muñeca izquierda que le apartó de la competición en mayo provocó otra derivada (un edema óseo de sobrecarga en una zona diferente) que le ha retirado al final del año después de un exitoso paréntesis para alcanzar el oro olímpico en dobles, el cuarto puesto en individuales en Río y un abandono previo en las parejas mixtas para evitar más complicaciones en Brasil.

Dos títulos en 2016

El español, actual número 7 de la carrera de la ATP, pondrá fin a una campaña en que sólo ha conquistado dos títulos (Barcelona y Montecarlo). Con 30 años sigue el ejemplo del suizo Roger Federer, quien dio por cerrada su campaña después de Wimbledon para recuperarse de los problemas en la espalda. El tenista había preferido postergar su renuncia en Basilea para no restar importancia a la apertura de la academia con su nombre inaugurada en Manacor el miércoles. El balear recibió a Federer para la presentación.

El veterano tenista balear ha disputado 53 partidos ATP en la presente temporada (incluido el maratón olímpico), mientras que en 2015 sumó 81 encuentros y en 2014 saltó 59 veces a la pista de un torneo profesional. La nueva renuncia supondrá también una desventaja para el futuro porque el español perderá varios puestos en el ranking hasta una presumible salida de los ocho mejores, lo que le emparejaría con una potencial gran raqueta como Djokovic o Murray en los octavos de final del Abierto de Australia.