Diario Sur

John McEnroe: «La final de Wimbledon contra Borg fue un partido increíble»

McEnroe hace un gesto habitual en él durante la entrevista en Marbella.
McEnroe hace un gesto habitual en él durante la entrevista en Marbella. / Josele-Lanza -
  • John McEnroe Exjugador de tenis

  • «Es horrible venir a Marbella, tienes que sacar fuerzas...», dice con su habitual ironía sobre su participación hoy y mañana en la Senior Masters Cup

John McEnroe, el antiguo número uno mundial, es más conocido por su mal genio y rabietas en la pista que por su diplomacia. Sin embargo, entre los aficionados de tenis este antiguo niño malo, que en febrero cumplió 57 años, suele ser nombrado entre los mejores jugadores de todos los tiempos. Su rivalidad con su compatriota Jimmy Connors y el sueco Bjorn Borg deparó algunos de los mejores partidos nunca vistos en este deporte. Y, en particular, la final de Wimbledon de 1980, en la que venció el sueco. es citada como el mejor partido de tenis de la historia. ‘Big Mac’ logró siete títulos individuales de Grand Slam: cuatro en el Abierto de Estados Unidos (1979, 1980, 1981 y 1984) y tres en Wimbledon (1981, 1983 y 1984). Además, fue finalista en Roland Garros (1984) y semifinalista del Abierto de Australia (1983). En total, 11 finales y 19 semifinales.

Despues de retirarse del deporte, McEnroe ha pasado a ser comentarista televisiva para la BBC y la ESPN y ha ejercido como entrenador para Milos Raonic durante este año. Ahora está en Marbella para participar en la Senior Masters Cup, donde hoy competirá en semifinales. ‘Big Mac’ es el participante más veterano en este torneo, pero sigue en forma y tiene la misma determinación de acero y carácter irritable que encantó a los espectadores e intimidó a los árbitros hace tantos años. Esta noche, a las nueve, se enfrentará a Mats Wilander, que se impuso ayer a Yannick Noah por 7-6 y 6-2. Antes, a las 19 horas, en la otra semifinal Younes el Aynaoui, que ganó a Sebastien Grosjean por 6-3, 6-7 y 10-5, se medirá a Albert Costa.

¿Fue muy difícil convencerlo para venir a competir en este torneo en Marbella?

(Sonríe) Ya le digo, es horrible venir aquí... A veces realmente tienes que sacar fuerzas... (con ironía)

¿Qué recuerdos tiene de sus partidos en España?

No jugué muchos grandes torneos en España. Al principio competía en torneos como en Madrid. Pero una cosa de la que me acuerdo cuando llegué a Europa fue mi sorpresa al ver que se fumaba en las gradas. ¡Incluso fumaban puros! Me acuerdo de jugar en Madrid mientras no podía creer que la gente fumaba incluso cuando jugábamos. Afortunadamente las cosas han cambiado.

Su rival y director en este torneo, Albert Costa, dijo a este periódico la semana pasada que usted todavía está en forma. De hecho, tan en forma como cuando jugaba. ¿Qué dice de eso?

Pues no es cierto, pero es verdad que me gusta mantenerme en forma y entrenarme. No juego al tenis tan a menudo porque te machaca tanto... Pero me gusta ir al gimnasio un día, jugar al tenis el siguiente e ir alternando así.

¿Quién será su rival más difícil aquí?

Pues los jóvenes (Grosjean, Albert Costa y El Aynaoui) nos tienen miedo, así que nos pusieron a todos los viejos en un lado del sorteo...

¿El sorteo estaba ‘arreglado’?

¡Lo amañaron para tener que jugar solo contra uno de nosotros! Esos tíos están preocupados, pero cualquiera de esos jóvenes será un rival complicado para cualquier de nosotros tres.

Van a rodar una película sobre la final de Wimbledon de 1980 entre usted y Bjorn Borg. Shia Labeouf va a interpretar a usted. ¿Ha tenido algún contacto con él o con los productores? ¿Le ha dado algún consejo?

No he hablado con él. Fue una sorpresa. Él me mandó un correo electrónico para decir que me sentiría orgulloso y ese ha sido el único contacto. Al parecer, él está bastante loco, Así que tal vez funcione. ¡No lo sé! Podría ir para bien o para mal.

¿Qué ha provocado que esa final de 1980 haya durado tanto en la memoria de la gente y que sea tan cinematográfico?

Habría que preguntárselo a la gente, pero personalmente recuerdo que fue uno de los únicos partidos en que he sentido, incluso cuando jugaba, que había algo increíble. Había mucha energía. Incluso ahora me preguntan más por ese partido que por cualquier otra cosa. Es una prueba también de cómo hacía sentir a la gente. En cuanto a cómo será la película, yo nunca he visto una sobre el tenis en la que los actores se parezcan remotamente a los tenistas, así que espero que realmente no haya mucho juego. No me gustaría ver a Shia Lebouf darle a una pelota de tenis... Espero que sea más sobre lo que pasa fuera de la pista y lo que pasaba anteriormente, porque no creo que puedan recrear lo que pasó en la pista. Sería difícil para nosotros, y mucho más para los actores.

Tras trabajar con Milos Raonic este año, ¿se ve como entrenador más veces en el futuro?

Es complicado con mi trabajo en la televisión, pero Milos es un buen chaval y creo que lo ayudé. Ya tiene un equipo maravilloso alrededor de él, pero creo que yo lo ayudé a subir al otro nivel y llegar a la final de Wimbledon. Sí puedes ayudar, te da mucha satisfacción. Así que la repuesta sería que sí. A ver qué pasa.

Serena Williams continúa dominando en el tenis femenino, pero, ¿qué pasa con sus compatriotas norteamericanos? ¿Hay que cambiar algo o cree que hay jugadores que van a llegar al ‘top ten’ y aspirar a los Grand Slam?

Tenemos un par de jugadores que creo que asaltarán el ‘top ten’. En el pasado nos hemos acostumbrado a tener muchos gran jugadores: Sampras, Agassi, Connors... Ya no basta con ir a una semifinal o incluso una final. Roddick ganó un ‘grande’, que es mejor que nada, pero ahora necesitamos otra cosa. Necesitamos tener más opciones, conseguir mejores tenistas para competir con los mejores de otros países.