Tiro libre

La ley del silencio

PEDRO RAMÍREZ

Rememorando el título de aquella obra maestra de la historia del cine de Elia Kazan de 1954, la ley del silencio que algunos se empeñan en imponer en algunos colegios malagueños se parece más a una sórdida, nunca mejor dicho, táctica mafiosa de los muelles neoyorquinos de la época que a la protección real de derechos ciudadanos. Porque no todo es una cuestión de decibelios en esta vida y porque carece del sentido común más elemental.

De tal modo que nos encontramos ante el paradigma de que la aplicación de una norma para protegernos del ruido resulta que atenta a su vez contra la salud pública, el bien de los más jóvenes y, por ende, el futuro mismo de nuestra sociedad. Mientras tanto, tenemos que ver cómo nuestros políticos, seguro que con la mejor voluntad del mundo, naufragan y se ahogan en una tempestad en un vaso de agua, sin haber sabido hasta ahora dar una respuesta adecuada al asunto, atrapados en el entuerto en el que ellos mismos nos han metido; y, lo que es aún peor, que caigan como siempre en la tentación de aprovechar la cuestión para intentar sacar rédito electoral en vez de ponerse, de una vez por todas, manos a la obra y dar con una solución inmediata a este conflicto, que es para lo que en realidad pagamos nuestros impuestos, antes, a ser posible, de seguir haciendo más tiempo este ridículo espantoso a nivel mundial.

De la misma manera que tenemos que protegernos del ruido, con mucha más razón si cabe tenemos la obligación de proteger la formación integral de nuestros niños y al deporte escolar como un instrumento básico y esencial para conseguirlo. Igual que hay normas para lo primero tiene que haber unas normas claras y contundentes, en el mejor sentido de la palabra, para lo segundo, como debe ir acompañado -qué duda cabe también- de un plan estratégico a medio y largo plazo de adecuación de los centros escolares e instalaciones deportivas públicas que den respuesta a las necesidades de los pequeños y que convivan en las mejores condiciones posibles con el entorno.

Porque para cuando nos toca, todos queremos para nuestros hijos un buen colegio próximo a nuestras casas, todos queremos que las actividades extraescolares se desarrollen en el mismo centro, evitando, a ser posible, tener que hacer demasiados desplazamientos. Buscamos la comodidad y la compatibilidad de horarios para nosotros y para nuestros hijos, buscamos conciliar lo mejor posible con ellos y con el tiempo que tenemos disponible...

Sin embargo, las ventajas de vivir en comunidad y el interés general también nos exigen pagar un precio y, de lo contrario, sería mucho mejor mudarnos a mitad del campo, aunque luego no deberíamos lamentarnos de encontrarnos demasiado lejos de los servicios y de lo inapropiado de la hora o de los decibelios de más del canto del gallo.

Y la solución se necesita ya, por que de otro modo imagínense el efecto contagio que pudiera darse en el resto de la provincia o en el resto de España. Obligar a dejar de botar en los colegios supone paralizar en un altísimo porcentaje la actividades deportivas de los más jóvenes, supone paralizar el baloncesto como deporte escolar por excelencia y supone, sobre todo, paralizar el deporte como uno de los medios más fantásticos que tenemos a nuestro alcance a la hora de fomentar los valores que lo encarnan, contra los malos hábitos, contra el sedentarismo y el apalancamiento general que se impone ante el móvil, la tele o la 'tablet'...

Porque el deporte es salud, bienestar y mucho más, porque en el deporte se hacen grandes amigos para toda la vida, no virtuales, sino de los de carne y hueso, y porque el deporte es diversión, aprender a organizar tu tiempo, es compartir, es superarte a ti mismo, es saber ganar y perder....

Y porque no podemos caer en el grave error que en un Estado de derecho como el nuestro, garantista de los derechos fundamentales del individuo, nos hagamos un lío y desprotejamos a nuestros niños de ellos. Ni un solo día, ni una sola hora, ni un solo segundo más.

#SinBotesNoHayParaiso

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos