RÍO REVUELTO

ENRIQUE GLÜCKMANN

El Gran Premio de Italia marca el fin de la temporada europea y el inicio de las carreras transcontinentales, además es siempre la fecha en la que se hacen públicos todas las renovaciones y cambios de equipos. Ferrari, aprovechando que es la carrera de casa, acostumbra a hacer publica su formación aquí, pero este año todo se ha adelantado y hemos llegado a la carrera del espectacular 'Parco di Monza' con casi todo resuelto, o por lo menos eso creíamos

Pero todo ello queda en segundo plano con el lío de McLaren y Honda. Los ingleses tienen prácticamente cerrado un acuerdo con Renault, para suministrarles motores, pero Honda se resiste a romper un contrato que les va a hacer quedar en un ridículo espantoso, y no quiere salir de la Fórmula 1 por la puerta de atrás, algo que a los nuevos dueños del espectáculo tampoco les gusta, por ello la opción es llegar a un acuerdo de motorización a Toro Rosso, que se vería de la noche a la mañana con motores de un gran fabricante detrás a coste cero, aunque por el momento estos no sean competitivos, y también esta el rumor, que el magnate malayo Ricardo Gelael dueño de KFC, ha hecho una oferta de compra a los italianos, con lo que el siempre pequeño equipo de Faenza, puede pasar a ser uno de los grandes en unos años.

Pero Renault exige a cambio la cesión de Carlos Sainz a su equipo, algo que Red Bull no ve con buenos ojos, aunque la posibilidad de que los japoneses cuando pasen unos años y tengan un propulsor competitivo, vayan a la marca de bebida energética tampoco estaría mal para ellos, con lo que las opciones para el madrileño no están cerradas.

En fin, que esto se parece más a una partida de ajedrez que a carreras de coche, pero no deberíamos de olvidar que en la Fórmula 1, un contrato vale lo que vale su cláusula de rescisión y su duración: ni un minuto.

La carrera del domingo comenzó de nuevo con la pantomima de los aplazamientos por la lluvia de los entrenamientos para formar la parrilla de salida, la hiperseguridad que la FIA va en contra de su ADN, y el enfado de los espectadores, monumental. En la Fórmula 1 están los presumiblemente veinte mejores pilotos de la tierra y se supone que, salvo condiciones extremas, se debe competir y sus actores hacerlo bien. En mi opinión, es que con estas decisiones se esta empobreciendo y desfigurado la categoría, sin olvidar que Pirelli tiene mucho de decir. Es el suministrador único de neumáticos y debería proveer a los equipos de un material que hiciera su trabajo de una forma cuando menos digna, algo que en la actualidad no hace.

Hamilton volvió a hacerse con la 'pole position' y ya es 'recordman' en ellas, y en carrera volvió a demostrar que Mercedes sigue por delante del resto y que en circuitos rápidos sus coches son imbatibles. El doblete de los coches alemanes ridiculizó a Ferrari ante su público y tan solo el tercer escalón del podio conseguido por Vettel, más fruto de su pilotaje que de su coche, salvó de un desastre nacional en Italia, desde donde el inglés se marcho líder.

Muy bien de nuevo Ricciardo, cuarto con un Red Bull que en trazados rápidos no se desenvuelve bien, y magnífica la actuación de Verstapen, que tras un toque al inicio logró salvar el último punto que se adjudica. En McLaren, como casi siempre, los dos coches abandonaron por problemas mecánicos y ya solo se espera que termine el año y la pesadilla.

Fotos

Vídeos