PIES DE PLOMO

José Antonio Garriga Vela
JOSÉ ANTONIO GARRIGA VELA

Mientras los demás equipos afrontan los dos últimos partidos del año con cierto relajamiento, el Real Madrid disputa el 'Mundialito' en Abu Dhabi. No sé hasta qué punto compensa jugar estos torneos que distraen a la plantilla y a veces reporta consecuencias negativas en forma de lesiones, desconcentración o la expulsión de algún jugador que le impediría jugar el siguiente partido en su propio país. Además hay que ofrecer un buen espectáculo a los telespectadores de todo el mundo y que no se proyecte la imagen lastimosa que el conjunto de Zidane ofreció el miércoles contra el equipo emiratí del Al-Jazira. Está muy bien participar en cualquier torneo, aunque convendría buscar otras fechas que no influyeran en el desarrollo de la temporada. Pero no quedan más días libres, ni siquiera en las vacaciones de verano cuando se celebrará el Mundial de Rusia. Uno de los propósitos más importantes de la plantilla blanca, que el miércoles vistió de negro, consiste en evitar la tarjeta roja que impida a cualquier jugador disputar el Clásico del día 23 contra el Barcelona. Hay que ir con pies de plomo y no cometer imprudencias que luego salgan caras.

Una cosa en andar con pies de plomo, ser prudentes e ir con cuidado, y otra muy distinta jugar un encuentro nefasto en el que el actual campeón de Europa estuvo a punto de caer en el ridículo más espantoso. Bale volvió a salvar al Madrid. Este es otro de los riesgos que se corre en esta clase de torneos. Hay que ofrecer una imagen acorde con la categoría del club al que se representa. Mañana los futbolistas del Real Madrid están obligados a lavar la mala imagen, conquistar el Mundial de Clubes al Gremio y así clausurar un año espectacular.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos