PASADO MAÑANA

José Antonio Garriga Vela
JOSÉ ANTONIO GARRIGA VELA

Es 18 de agosto y arde la temporada. El Barcelona pierde estrepitosamente con el Real Madrid y se encienden todas las alarmas antes de que se juegue el primer partido de Liga. Ya veremos qué pasa y quién acude a sofocar los incendios. El presidente, Josep Maria Bartomeu, y su junta directiva están quemados desde hace tiempo. Los culés sueñan con Piqué presidente, no importa que siga jugando y vea los partidos a ras de césped en vez de mirarlos desde la tribuna. Y también aguardan impacientes a Xavi Hernández en el banquillo.

El Real Madrid de Zidane ha tomado el relevo y está en la cresta de la ola como lo estuvo el Barça. La atalaya del fútbol, unos arriba, otros abajo. No imagino al mismo equipo ganando siempre, ¡qué aburrimiento! Por eso los ciclos acaban tarde o temprano, para mantener entretenidos. Ahora el Real Madrid nos encandila a todos con su juego igual que lo hizo el Barça de Guardiola y Luis Enrique. De los fracasos, se aprende. Este año el Madrid de Florentino se ha dejado de galácticos y ha recogido las joyas de la cantera mientras el Barcelona de Bartomeu olvida La Masía y hurga en el extranjero. Las vueltas que da la vida.

Zidane el Sonriente, aunque se pone serio cuando pasa algo que no acaba de comprender, ha conseguido crear dos alineaciones titulares en un mismo equipo, algo que parece un milagro y sin embargo es cuestión de inteligencia. No es fácil crear un once con veintidós jugadores sin que ninguno haga sombra al otro. No sabemos qué hará Valverde. Otra incógnita. Lo peor que le puede ocurrir al Barça es perder su ADN, porque entonces moriría. Valverde lo sabe. Pero el fútbol no concede treguas y los grandes equipos tienen que estar arriba desde pasado mañana.

Fotos

Vídeos