PACIENCIA, PACIENCIA

José Antonio Garriga Vela
JOSÉ ANTONIO GARRIGA VELA

El Real Madrid consuela a los últimos clasificados, como si ocho puntos significaran la marca de los campeones y la frontera de la confianza. Llevamos sólo cinco partidos de Liga y ya se disparan las alarmas e incluso hay quien dice que los blancos tienen media liga perdida. Probablemente el equipo de Zidane esté recuperándose de la resaca de los títulos que consiguió la temporada pasada y ahora le cuesta levantarse temprano y empezar de nuevo. Además, como suele suceder entre Madrid y Barça, cuando uno de los dos entra en crisis el otro aprovecha para recrearse en su juego y aumentar la distancia. Cuando todos pensaban que el Madrid arrasaría, va y se estanca. Al equipo no le sale nada, está nervioso y Zidane parece tener un lapsus de memoria que le impide recordar cómo jugaban al fútbol hace apenas un mes y pico. Mañana se enfrenta al Alavés. El equipo de Vitoria aún no ha sumado ni un punto y también se haya sumergido en una profunda depresión. Esta semana ha destituido al entrenador Luis Zubeldía. Sin embargo se puede poner a cinco puntos del Madrid si gana en el estadio de Mendizorroza y adiós a la crisis. Las prisas son malas consejeras y es preciso tener un poco de paciencia. La ansiedad se contagia inmediatamente entre público y jugadores. Ahora da la impresión de que el Real Madrid se tranquiliza cuando juega fuera de casa. El miércoles el propio Zidane cayó también presa de la ansiedad y desbarajustó al equipo. Se precipitó sustituyendo a los imprescindibles Modric e Isco y terminó alineando a cinco delanteros. Un zafarrancho de combate sin el más mínimo orden ni sentido. Paciencia, paciencia. Cinco jornadas y ya se especula con el futuro lejano, como si estuviéramos a cinco jornadas del final.

Fotos

Vídeos