NÚMERO 12

José Antonio Garriga Vela
JOSÉ ANTONIO GARRIGA VELA

Eta semana se juega más fuera de los campos de fútbol que dentro. Creo recordar que hoy nos enfrentamos a la selección de Albania, aunque muchos lo han olvidado. Y hablando de enfrentamientos, todos miramos hacia el mismo lugar. Andrés Iniesta es un hombre prudente y silencioso. Sin embargo, ayer se pronunció para pedir que los responsables dialoguen. Háganlo por todos nosotros, dijo. Merecemos vivir en paz. Los responsables, que menciona Iniesta, manejan los delicados hilos de la política. El futbolista del Barça y la selección española se suma a quienes defienden el diálogo dentro y fuera de los terrenos de juego. Estoy convencido de que al hombre tranquilo, que con su gol contra Holanda materializó millones de sueños, no le gustan nada los insultos, ni las conspiraciones, ni las faltas antideportivas, ni los goles fuera de juego, ni las entradas bruscas a destiempo, ni las traiciones al reglamento. Él sabe que el diálogo es fundamental para ganar los partidos en los distintos escenarios de la vida e insiste en que los responsables dialoguen antes de que nos hagamos más daño.

Esta noche se disputa un partido de La Roja contra la selección albanesa en el estadio José Rico Pérez y nos agradaría ver las gradas apoyando a todos los integrantes del equipo. El jugador número 12 no insulta, no representa el odio ni la mala educación, no siente desprecio, al contrario, su mayor mérito consiste en animar al equipo sin ofender a nadie. El público es el jugador número 12 y tras ese número hay miles de nombres y ninguno de ellos puede traicionar al resto, porque entonces la afición se rompe. La palabra es necesaria en todos los aspectos de la vida. Con la palabra se llega al fin del mundo.

Fotos

Vídeos