FUERA DE PISTA

VUELVE FRANCIA

VUELVE FRANCIA

ENRIQUE GLÜCKMANN

Tras casi diez años fuera del calendario, el Gran Premio de Francia volvió al Mundial de Fórmula 1. Fue en el circuito Paul Ricard, cercano a Marsella, con una pista muy peculiar, pues carece de arcenes con gravilla y muros cercanos. Esto significa que si alguien se sale del trazado solamente encuentra unas bandas adherentes pintadas en el suelo con múltiples colores que lo frenan sin quedar atrapados, lo que hace que los pilotos fuercen mucho las situaciones conocedores de que quedar fuera de carrera por una salida de pista es difícil. Esto supone menos riegos que asumir y, por lo tanto, carreras más aburridas.

Pero realmente la noticia de las últimas semanas ha sido la victoria conseguida por Fernando Alonso en las 24 Horas de Le Mans. Es cierto que Toyota sólo tenía a sí misma de competidora real en esta prueba, pero el relevo efectuado por el español durante la noche, recuperando mas de minuto y medio al otro coche de la misma escudería, no ha pasado inadvertido y ya nadie duda de que el ovetense pasará a la historia como uno de los mejores. Y todavía no ha hecho realidad su otro sueño: ganar las 500 Millas de Indianápolis. Mientras tanto, no desvela qué hará la próxima temporada, intentando hasta el último minuto conseguir un asiento en un equipo que le permita volver a ganar en Fórmula 1, pues a día de hoy, y como están las cosas en McLaren, parece muy difícil que el español continúe la próxima temporada. Tiempo al tiempo.

Y ya que hablamos de McLaren, la noticia es cómo de revueltas están las aguas en el conjunto inglés. Hay múltiples rumores de descontento de una parte del equipo y también de los propietarios árabes por la falta de resultados. La verdad es que el chasis dista mucho de ser un coche competitivo. Ya han reconocido abiertamente que tienen un problema de correlación entre los datos del túnel del viento y los resultados en la pista, que se debe a un defecto de diseño y que sigue siendo el más lento de los coches equipados con motor Renault. La temporada actual está perdida y ya sólo les queda conseguir un coche competitivo en la próxima, además de convencer a Alonso de que siga en sus filas, lo que no va a ser fácil.

A todo ello, se hace público que Red Bull deja Renault tras doce años para aliarse con Honda desde la próxima temporada. Es un reto que el equipo austriaco debe de haber medido muy bien, para no pasar por el verdadero calvario por el que pasó McLaren durante tres años y que finalmente supuso su ruptura. Honda está muy dolida por el trato recibido por la prensa y se han tomado como una razón de estado volver a ser competitivos, invirtiendo lo que sea necesario para rehabilitar su nombre para estar donde debe. No dudo de que Honda y también Renault llegarán a ser competitivos y volverán a ganar, pero la cuestión es cuánto tiempo les llevará este proceso, así como a cuántos buenos pilotos se habrán llevado por delante ese tiempo.

Por lo demás, el Gran Premio de Francia sólo tuvo dos momentos: el primero, al conseguir Hamilton la 'pole' -lo que le daba el ochenta por ciento de la victoria-, y el segundo, el error garrafal de Vettel en la salida, acabando con sus propias posibilidades y las de Bottas, dejando de paso otra carrera soporífera.

Muy bien Carlos Sainz, que volvía a puntuar al acabar octavo tras perder injustamente el sexto puesto por un bajón de potencia en su motor, después de dominar a su compañero de equipo durante todo el fin de semana. Y también muy bien Leclerc de nuevo en los puntos y sonando cada vez más como piloto de Ferrari la próxima temporada.

Hasta Austria.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos