Automovilismo

Alonso se encuentra con la pole para ganar las 6 horas de Spa

Fernando Alonso. /Srdjan Suki (Efe)
Fernando Alonso. / Srdjan Suki (Efe)

El coche número 7 pilotado por Conway, Kobayashi y López había sido el más rápido, pero una infracción del reglamento le entregó la pole al número 8 que llevarán Nakajima, Buemi y Alonso | El español fue el más lento de los cuatro corredores de su equipo en una accidentada sesión de clasificación

DAVID SÁNCHEZ DE CASTROMadrid

Fernando Alonso ha conseguido su primera pole desde 2012, y primera en la resistencia. No lo ha logrado en pista, ya que en un principio fue segundo, sino gracias a un despiste de sus primeros y únicos rivales: sus propios compañeros del Toyota número 7. El coche pilotado por Mike Conway, Kamui Kobayashi y José María 'Pechito' López había sido el más rápido de la clasificación, hasta que los comisarios les pasaron por las verificaciones técnicas. Ahí detectaron que algo no cuadraba, concretamente el consumo de combustible que decían haber gastado y lo que realmente habían gastado. Dicho en términos oficiales, erraron en la declaración del flujo de combustible, contraviniendo el artículo 6.1.4 del reglamento deportivo del FIA WEC.

De esta manera, Alonso y sus compañeros Sebastien Buemi (que, probablemente, sea el encargado de tomar la salida) y Kazuki Nakajima serán los que partan desde la primera posición de la parrilla de la primera prueba del campeonato, las 6 horas de Spa. No sólo eso, sino que la sanción al coche número 7, el de sus únicos rivales, es de órdago: además de perder la pole, tendrán que salir desde el pitlane y sólo lo podrán hacer cuando todos los coches hayan completado una vuelta, además de la de salida (se hace salida lanzada), incluidos los lentos GTs.

Más información

Este castigo ha sido el colofón a una clasificación de locos. Las sesiones que determinan la pole en el Mundial de Resistencia son ligeramente diferentes a las de la Fórmula 1. Duran sólo 25 minutos para los prototipos y otros tantos para los GT's, donde los LMP1 y los LMP2 van por un lado y los GTEPro y los GTEAm por otro. En ambos casos, en cada coche se reparten las vueltas entre dos pilotos del equipo, que deben dar al menos una vuelta. De las mejores de cada uno se hace un promedio, que es el tiempo que sirve para determinar la posición en parrilla. Aunque en la resistencia la posición de partida es, hasta cierto punto, irrelevante, sí conviene tener cuantos menos coches mejor por delante, ya que la salida es lanzada y en cualquier momento puede haber un susto. En este aspecto, Fernando Alonso no estuvo del todo acertado. De hecho, de los cuatro pilotos que rodaron de Toyota, el español fue el más lento.

Toyota dividió sus esfuerzos para la clasificación dejando a Conway y Kobayashi en el coche 7 y a Nakajima y Alonso en el 8. El primero en salir en este último fue el español, pero se vio afectado por las dos banderas rojas que hubo. La primera la causó el SMP Racing número 17 pilotado por Stepháne Sarrazin, ex de Toyota, y la segunda, mucho más grave, el serio accidente que tuvo Pietro Fittipaldi. El golpe del corredor brasileño provocó un parón de casi 40 minutos, lo que afectó notablemente a las opciones de Alonso. Eso hizo que los 16 minutos restantes que quedó de clasificación se los dieran a Nakajima, que sin embargo no fue capaz tampoco de mejorar el crono de sus compañeros de equipo. La media también fue inferior, aunque suficiente como para que no se les colara el Rebellion con el dorsal 1 pilotado por Neel Jani, André Lotterer y Bruno Senna, que se quedó a casi dos segundos del crono del Toyota en la pole. La diferencia entre los LMP1 híbridos (los Toyota) y los demás es inmensa, incluso pese a ese intento de compensar de manera artificial la diferencia que han impuesto por normativa.

Más información

Aunque no se puede hablar de decepción, los datos son claros: en la pequeña competición entre los cuatro pilotos de Toyota, Alonso fue 4º. El más rápido fue Kamui Kobayashi (1:54.488), seguido por su compañero Mike Conway (1:54.679), que dieron una media de 1:54.583. Detrás de ellos marcaron tiempo Kazuki Nakajima (1:54.781) y por último Fernando Alonso (1:55.143). La media de los dos pilotos del coche 8 fue de 1:54.962, unas cuatro décimas peor. Ahora, tras la sanción del Toyota 7, todas las opciones del equipo germanojaponés pasan por la unidad hermana, la pilotada por Alonso, Buemi y Kobayashi, que ya ha perdido de vista al que iba a ser su principal rival. Sólo la mecánica o un accidente les podrá apartar de la victoria..

Igualdad en el resto de categorías

Mucho más igualada estuvo la pelea por el primer puesto de la parrilla en las otras categorías. En LMP2, aunque el Oreca 31 del DragonSpeed pilotado por Pastor Maldonado, Nathanael Berton y Roberto González parecía el más fuerte (habían dominado los tres libres anteriores), la pole se la llevó un clásico, y gran favorito de la categoría, el Alpine 36 del Signatech fue el más rápido, con Lapierre, Negrao y Thiriet al volante.

En GTEPro, la diferencia entre los tres primeros fue mínima, aunque al final los Ford superaron por muy poco al Porsche de Lietz y Bruni. Menos de una décima separó al poleman del Ford 67 de Priaulx, Tincknell y Kannaan de estos, pero mucho menos hubo entre el 66 de Mucke, Pla y Johnson y el citado Porsche: sólo 3 centésimas. En GTEAm, el Porsche del equipo del actor Patrick Dempsey (que no corre en esta edición) pilotado por Ried, Andlauer y Campbell partirá delante del Aston Martin de los clásicos Dalla Lana, Lamy y Mathias Lauda, hijo de Niki Lauda.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos