La F1 se queda sin argumentos para convencer a Alonso

D. SÁNCHEZ DE CASTRO MADRID.

La carrera de Canadá del pasado fin de semana fue la peor para McLaren. La peor en clasificación y la peor en carrera. Ni Fernando Alonso, que abandonó, ni Vandoorne, que acabó penúltimo y doblado dos veces, recordarán la cita de Montreal de 2018.

Alonso salió a atender a los medios tras su segundo abandono con cara de resignación, que es la cara que suele tener casi siempre que lleva el mono de McLaren. Casi estaba aliviado, porque podía coger el avión que le debía llevar a Europa para enfilar en dirección a Le Mans.

Esta semana es la ya clásica semana de las 24 horas de Le Mans. Este año, la presencia de Fernando Alonso ha multiplicado la expectación. Si Alonso es la joya de los novatos, otros ilustres como Jenson Button o Juan Pablo Montoya también se han subido al carro de Le Mans.

Los rumores acerca del futuro de Fernando Alonso en la Fórmula 1 o fuera de ella empiezan a bullir. Las perspectivas de que nada va a cambiar a corto y medio plazo hacen que sea muy difícil pensar que Alonso vaya a correr muchos más años en el Mundial de monoplazas por excelencia. En cambio, la constante evolución en la que está sumido el WEC, que ha anunciado la llegada del concepto 'hipercoches' a partir de 2020, y sobre todo la seguridad de que va a luchar por ganar, hacen que Alonso se esté planteando dedicar sus próximos años en el automovilismo lejos de la Fórmula 1.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos