Un piloto forjado a sí mismo

12+1 títulos mundiales. Ángel Nieto es sacado  a hombros tras sumar un nuevo campeonato mundial. :: sur/
12+1 títulos mundiales. Ángel Nieto es sacado a hombros tras sumar un nuevo campeonato mundial. :: sur

Ángel Nieto, el mito del motociclismo español, fallece a los 70 años debido a las lesiones del accidente sufrido con su quad en Ibiza

J. ENSUNZA MADRID.

El motociclismo español llora a su leyenda, al trece veces campeón del mundo. Ángel Nieto (25 de enero de 1947), el pionero y maestro, el hombre que logró poner en órbita este deporte, descansa ya en el Olimpo de los dioses del motor, donde ocupa el primer cajón del podio. Fiel al espíritu combativo que lo caracterizó durante su dilatada carrera, se aferró con fuerza a la vida en ese último gran premio que arrancó el pasado 26 de julio en Ibiza cuando el quad que conducía fue embestido por un coche. Pero no ha podido superar las graves lesiones que le produjo el accidente.

Tras varios días de aparente mejoría dentro de la gravedad, ayer sufrió un empeoramiento a causa de un edema cerebral masivo que finalmente le provocó la muerte. Nieto 12 +1, como solía firmar por superstición cada vez que firmaba un autógrafo, fue un piloto forjado a sí mismo. Un luchador dentro y fuera de los circuitos. Empezó a trabajar muy joven y ejerció de fontanero, electricista, carpintero... pero lo que le volvía loco de verdad desde pequeño eran las dos ruedas. Por eso se decantó pronto por los talleres mecánicos. Corrió durante más de dos décadas y ocupa el segundo lugar en el palmarés mundial por títulos y victorias (90 grandes premios), solo superado por Giacomo Agostini (15 títulos y 122 victorias).

LOS DATOS

Aunque nació en Zamora, su familia se trasladó a Madrid, concretamente al barrio de Vallecas, cuando el pequeño Ángel tenía sólo un año. Era el menor de tres hermanos. «Mis padres eran humildes, pero nunca nos faltó para comer en casa», explicaba. En la capital española, en el taller de Tomás Díaz Valdés, fue donde el campeón empezó a relacionarse con las motos. Era el chavalín del establecimiento y en el depósito de su montura llevaba pintado un chupete y 'El Niño', sobrenombre por el que se le conocía en esa primera etapa.

LAS FRASESFelipe VI Rey de España «De él, nació el mejor motociclismo del mundo, el nuestro. Inmenso campeón, mejor persona»» Mariano Rajoy Presidente del Gobierno «Mi pésame a la familia de una leyenda del deporte español que supo ganarse el respeto y cariño de la afición» Alejandro Blanco Presidente del COE «Con la pérdida de Ángel Nieto desaparece un mito del deporte español. Su leyenda permanecerá siempre» Felipe González Expresidente del Gobierno Calificó al piloto zamorano como «un gran hombre y un insuperable deportista» Giacomo Agostini Piloto «He perdido a un gran amigo. Ha pasado toda a su vida a 250 km/h y muere de esta manera. Es una gran pérdida»

Con 12 años cambió de barrio y se marchó a trabajar al Rastro, a Motos Yepes, porque se enteró de que allí tenían una Derbi (50) de cuatro marchas con la que pretendía correr. Pero apenas dos semanas después lo dejó porque «me di cuenta de que así no se podía hacer nada», recordaba con memoria fotográfica cada vez que era cuestionado por sus inicios. Se colaba en el Retiro con los amigos para ver las carreras y en una de ellas, aquel joven de pelo revuelto y cara de pillo no dudó en presentarse ante el presidente de Bultaco, Paco Bultó, para decirle que quería ser corredor y trabajar en su empresa, en Barcelona.

La respuesta del empresario fue que le enviara una carta. Nieto no se desanimó. Envió la misiva y, aunque no recibió respuesta, consiguió, después de mucho insistir, que sus padres le dejaran ir la ciudad condal, a casa de su tía. «Las pasé moradas un par de años» reconocía. Trabajó en Bultaco, Ducati y finalmente en Derbi. Con la marca catalana estuvo sólo un mes, ya que el cross no le convencía, por lo que decidió embarcarse en un tour por diferentes puntos de España con el piloto José Medrano.

De regreso a Barcelona, Ángel Nieto entró en la fábrica Ducati. No podía correr porque había que tener 18 años para llevar una moto de 125 centímetros cúbicos, que eran las motos de menor cilindra que tenía la marca. Pero, mientras trabajaba para la fábrica italiana. consiguió que le dejarán una Derbi de 50 c.c. para competir en el Circuito Carlos III. Se enfundó una chaqueta de cuero, unos pantalones y unas botas de boxeo que le habían prestado para ese día y logró la quinta plaza. Pero lo más importante era que había conseguido que los responsables de Derbi se fijaran en él y pasó a trabajar con ellos. Objetivo cumplido.

Aquella no fue su primera carrera -había competido en Granada anteriormente-, pero sí fue la que le abrió las puertas. Comenzó a disputar el Campeonato de España, así como algunas pruebas del Mundial -Francia, Alemania, Holanda y España-, pese a que no tenía la edad para ello. «Falsificábamos la licencia», explicó en más de una ocasión. «Derbi siempre ha sido como mi casa, mi marca», aseguraba. De hecho, con ella logró sus cinco primeros títulos mundiales y también se subió por primera vez a un podio del Mundial en Asen, su circuito talismán, en 1967. La primera victoria llegaría dos años después en Sachsenring y esa temporada también logró grabar por primera vez su nombre en el Mundial.

La carrera del Jarama

Y es que después de vencer en Alemania, todo fue rodado. Pero su logró apenas tuvo repercusión. De hecho, tras imponerse también en la última prueba en Yugoslavia, a su regreso a Madrid sólo lo esperaban en el aeropuerto los chavales del barrio y la familia. El motociclismo en España estaba todavía muy verde. Otro tanto sucedió cuando regresó de Monza, en 1970, después de ganar el segundo campeonato. No fue hasta el 26 de septiembre de 1971 en el Jarama cuando Ángel Nieto comenzó a darse a conocer de verdad y saltó a las primeras planas de los medios de comunicación.

En el circuito madrileño se jugaba dos títulos mundiales esa temporada, el de 50 y el de 125. El primero lo perdió ante el holandés Jan de Vries debido a una caída en la primera vuelta. El médico de carrera le cosió la pierna para que pudiera salir en la prueba de 125 y el zamorano no dudó un instante en subirse a la torre de control para pedir a los aficionados que llenaban el circuito que no se marchasen. «Voy a salir», les instó. Y no sólo corrió, sino que logró la victoria. Ese día, el motociclismo español despertó definitivamente.

«En esos primeros años tuve mucha suerte, porque dos o tres títulos de los primeros cinco me los jugué en la última carrera, y esa prueba era en España, en Montjuic o en el Jarama», reconoció. En 1972, con 25 años y cinco campeonatos mundiales en su palmarés, Ángel Nieto firmó con Morbidelli tras la retirada de Derbi del circuito. Pero la experiencia no fue nada buena. «Fue con la única 125 que no gané ningún gran premio; se rompía todos los días», aseguró el 12 +1 veces campeón del mundo. Bultaco, Minarelli y Garelli, con la que consiguió sus tres últimos campeonatos (1982, 1983 y 1984), completaron su trayectoria.

Tras su retirada del motociclismo en 1987 formó una escudería que se disolvió un año después y en los últimos tiempos había ejercicio como comentarista deportivo. El amor por las motos se lo transmitió también a su hijos, 'Gelete' y Pablo, fruto de su matrimonio con Pepa Aguilar. La carrera deportiva de ambos, sin embargo, ha sido bastante discreta. Fonsi, el hijo de su hermana, también tuvo en el mito del motociclismo español a un gran apoyo durante su etapa en los circuitos.

Fueron las victorias cosechadas por el piloto zamorano en grandes premios.

Títulos mundiales conforman su gran palmarés, siete en 125 c.c. y otros seis en 50 c.c.

Entorchados nacionales completan su trayectoria (10 en 125 c.c., 8 en 250 c.c. y 5 en 50 c.c.)

Fue el año de su retirada de los circuitos del Mundial. Su última victoria había tenido lugar dos años antes en el Gran Premio de Francia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos