Siguiente objetivo: Valentino Rossi

El piloto español Marc Márquez festeja ayer en el circuito Ricardo Tormo de Cheste (Valencia) su cuarto título de campeón del mundo de MotoGP. :: Afp/
El piloto español Marc Márquez festeja ayer en el circuito Ricardo Tormo de Cheste (Valencia) su cuarto título de campeón del mundo de MotoGP. :: Afp

El español ya sólo tiene por delante a Doohan, con cinco mundiales de la categoría reina; 'Il Dottore', con siete, y Agostini, con nueve Con su cuarto título de MotoGP, Marc Márquez sigue acelerando en la carrera por ser el más grande de la historia

BORJA GONZÁLEZ CHESTE.

Es difícil comparar épocas en el motociclismo. Motos diferentes, circuitos diferentes, mundiales con distintos números de grandes premios en una temporada. Pero aunque se tenga en cuenta esta salvedad, no hay dudas de que Marc Márquez llegó al campeonato para inscribir su nombre con aquellos que han marcado y marcan la Historia -en mayúscula- de este deporte.

Con el cuarto título en la clase reina cerrado ayer en Valencia, Márquez ha abandonado a Kenny Roberts, Wayne Rainey y Jorge Lorenzo como integrantes del grupo de tricampeones de la clase reina, y ha emparejado su nombre al de Eddie Lawson, Mike Hailwood, Geoff Duke y John Surtees, todos con cuatro entorchados en la categoría superior. Por arriba ya sólo están Mick Doohan, con cinco, Valentino Rossi, con siete, y Giacomo Agostini, con nueve. Una barbaridad para un piloto de 24 años.

Extendiendo la estadística al global de títulos en todas las cilindradas, este sexto logrado por el piloto de Cervera le mete en el top diez del histórico, empatado con Jim Redman y Duke, y con Surtees, Phil Read -ambos con siete-, Carlo Ubbiali, Rossi y Hailwood -con nueve-, Ángel Nieto -trece- y Agostini -quince- por delante en la tabla. Porque con el de este año Márquez ha abandonado la compañía de los pentacampeones Doohan, Lorenzo y Anton Mang.

«La intensidad con la que trabajo es la misma desde el primer día, y la ilusión de ganar un título también»

También en número de victorias y de 'poles' sobresale. Con los de este año ha logrado ya 61 triunfos. Con cuatro más alcanzaría a Lorenzo para meterse entre los cinco mejores, un grupo en el que, además del mallorquín están Hailwood (76), Nieto (90), Rossi (115) y Agostini (122). En cuanto a las 'poles', Márquez es desde hace tiempo el referente.

«No hace falta interpretar mucho sus números: su velocidad da miedo», reconoció Andrea Dovizioso en Phillip Island después de que el campeón de 2017 lograse su 'pole' número 44 en 88 grandes premios en MotoGP, un 50 por ciento de efectividad que en Valencia pasó a 45 en 90. «Una de sus características es ir rápido cuando quiere. Y no es fácil. Si nos fijamos en un pluricampeón como Valentino Rossi, él necesita prepararse la velocidad, como casi todos los pilotos. Marc no, así que tiene esta ventaja». A nivel global, el de Cervera ha salido 73 veces desde el primer puesto de la parrilla en diez temporadas mundialistas; el segundo en esta suerte es Lorenzo, con 65 'poles' en 16 cursos; el tercero es Rossi, que ha firmado 64 pero en 22 campañas en el Mundial.

Números arrolladores

Es con el italiano con el que es más fácil hacer la comparativa de logros. Por ejemplo: un coloso como Doohan dominó cinco cursos consecutivos en 500cc. Lo hizo con la moto más poderosa -con diferencia- por entonces, la Honda, y cuando ya contaba con otros cinco años de experiencia en la clase reina, tras haber crecido enfrentándose a mitos como Kevin Schwantz, Rainey, Lawson, John Kocinski o Wayne Gardner.

Si bien es cierto que los rivales contra los que se midió Rossi en su inicio en la clase reina tenían menos poderío que los actuales adversarios de Márquez, el italiano logró un Mundial en 500cc, con los difíciles motores de dos tiempos, y se llevó los campeonatos de 2004 y 2005 cambiando la dominante Honda por una Yamaha que por entonces era poco competitiva. Ese cambio de marca le da un valor especial a un campeón que se llevó cinco títulos de manera consecutiva -entre 2001 y 2005-, y que luego volvió a sumar otros dos mundiales en 2008 y 2009, esta vez con pilotos de otra generación en pista como Casey Stoner, Pedrosa o Lorenzo.

Márquez, por su parte, se ha tenido que fajar con estos rivales -excepto el australiano, ya retirado-, más Maverick Viñales. Se proclamó campeón a la primera, convirtiéndose en el piloto más joven de la historia en llevarse la máxima cilindrada. Y después en el bicampeón más joven, el tricampeón, el tetracampeón. «La motivación es la misma, la intensidad con la que trabajo en casa es la misma desde el primer día, y la ilusión de ganar un título es la misma», explicó sonriente ayer, con la promesa de seguir acelerando en esta carrera por ser el más grande de la Historia.

Fotos

Vídeos