GP Gran Bretaña

El momento de Viñales

Maverick Viñales rueda en el trazado británico. / Efe | Vídeo: Photocall3000

En el box de Yamaha se plantean este momento del año como crucial para darle la vuelta a una situación complicada

BORJA GONZÁLEZ

La carrera de Gran Bretaña de 2016 supuso la confirmación de que Maverick Viñales había entrado en el grupo de los elegidos de MotoGP. Después de que se confirmase que este año iba a ocupar el puesto de Jorge Lorenzo en Yamaha, Viñales daba a esta nueva Suzuki su primer gran éxito, una victoria incontestable en Silverstone: al paso por la segunda vuelta ya contaba con un segundo de ventaja sobre Marc Márquez, un margen que incrementó hasta los cinco segundos en el decimocuarto giro y que administró hasta la conclusión para sumar su primer triunfo en MotoGP.

Más información

“Las sensaciones son las que me esperaba, realmente esta pista el año pasado me dejó muy buen sabor de boca y hoy igual, me siento muy cómodo aquí, estoy contento con las mejoras que hemos hecho en Misano porque aquí se han reflejado y creo que tenemos un buen ritmo de carrera”, reconoció Viñales tras la primera jornada de entrenamientos, un día en el que finalizó con el tercer mejor tiempo pero en el que volvió a recuperar parte de las buenas sensaciones con las que impresionó durante la pretemporada. En parte ayudado por el trabajo hecho el domingo de la semana anterior en un test privado en Misano (Italia), donde se disputará el próximo Gran Premio de San Marino y en el que coincidió con las dos Honda oficiales.

“En la electrónica: hemos mejorado mucho cuando abro el acelerador, la electrónica trabaja mejor cuando hace spinning la moto, lo entiende mejor y eso me permite avanzar, y eso es una gran mejora”, explicó acerca de los problemas de Yamaha en las últimas carreras, una falta de tracción por no conseguir hacer trabajar correctamente el neumático hasta el final de la carrera del que también se lamentaba Valentino Rossi –segundo este viernes- y que incluso llevó al italiano a descartarse en la pelea por el título tras el ‘desastre’ de Austria, donde los dos oficiales finalizaron por detrás de la moto satélite de Zarco.

“Creo que los dos que están mejor son Márquez y Crutchlow. Luego estamos Viñales y yo, a unas pocas décimas”, apuntó Rossi, que como su compañero de equipo achacó la mejoría a lo trabajado en Misano en la parte electrónica y que mantuvo el discurso post Austria que había ratificado este jueves. “Hablaba del título y, realistamente, salir a recuperarle 33 puntos a un Márquez que ha ganado dos de las tres últimas carreras, mientras que yo ni siquiera he subido al podio, es duro”.

Buen ritmo de Márquez

Estrategia o no, lo cierto es que en el box Yamaha se plantean este momento del año como crucial para dar la vuelta a la situación en la que se han metido en las últimas semanas, en las que han perdido gran parte de su competitividad mientras que se veía al mejor Dovizioso con una Ducati competitiva y a la vez que Honda ha mostrado una clara mejoría. Un hecho demostrado por el primer puesto de Cal Crutchlow, muy sólido en Silverstone como demostró el año pasado sumando una pole y logrando subir al podio, y por el buen ritmo de Márquez, que sólo dejó la duda de las dos caídas sufridas en el segundo entrenamiento libre, la primera durísima.

“Sí, ha sido una caída fuerte, de esas en las que te puedes hacer daño y te puedes lesionar”, explicó el líder de la general, quinto en el global de la jornada. “Tengo una abrasión en el muslo, un golpe en la mano y otro en el hombro y estaba en el suelo y me iba chequeando todo lo que me dolía para ver si se movía bien. Y cuando ya me he recuperado más o menos me he levantado y me dolía todo, aunque estaba más enfadado con mi error, conmigo mismo, pues al final nos estamos jugando un campeonato y tengo que estar más atento a estos errores”.

En este juego de apuntar al de al lado para quitar de encima la presión, Márquez también quiso cargar el peso del favoritismo en sus rivales de Yamaha. “Yo creo que al final los dos Yamaha, en particular Maverick, son los que tienen más ritmo. Pero esta tarde no he podido hacer ritmo, aunque esta mañana no era malo del todo. Así que mañana intentaremos mejorarlo”.

Problemas que parecen aparcados, un trazado exitoso, un buen arranque de Gran Premio: contando con la igualdad, a Viñales se le presenta una buena oportunidad para tratar de volver a la senda que le permita mantener sus opciones de pelear por el título hasta final de año.

Fotos

Vídeos