MotoGP

Márquez aprieta en un mal día para Dovizioso

Marc Márquez./Rafa Marrodán
Marc Márquez. / Rafa Marrodán

El panorama de la salida pone muy de cara el objetivo de Márquez de terminar por delante de su rival, en un trazado en el que siempre ha volado

BORJA GONZÁLEZCircuito de Phillip Island (Australia)

Desde hace algún tiempo, en el box del equipo Ducati se han acostumbrado a desterrar eso de circuitos favorables o desfavorables a su moto. Aunque Phillip Island desveló un punto flaco en la moto roja. De hecho, en el entrenamiento oficial de este sábado, que definió la parrilla para la carrera que se disputará a primera de la mañana del domingo (7:00), sólo se metió una de sus Desmosedici, como no, la pilotada por Andrea Dovizioso. Eso sí, con el segundo de la general algo fuera de foco, con parte de la confianza perdida por una caída en el cuarto libre disputado pocos minutos antes de una sesión que coronó por séptima vez en el año a Marc Márquez. En la pole número 44 en 88 grandes premios para el de Honda, un titán en la lucha contra el reloj. “No hace falta interpretar mucho este dato: su velocidad da miedo. Una de sus características es ir rápido cuando quiere. Y no es fácil”, reconoció Dovizioso, que pese a terminar muy retrasado, en el puesto once de la parrilla, no perdió ni un punto de su optimismo, aún siendo consciente que esta carrera no se la puede plantear como un ganar o ganar. “Nuestra moto no es tan fácil en esta pista”, aceptó, a la vez que estableció como objetivo razonable terminar en el podio. “Ayer tenía unas buenas sensaciones, hoy antes de la caída estaba yendo bien. Seguramente no seamos los más fuertes pero podemos hacerlo muy bien. Hay que darle importancia a lo sucedido hoy, aunque no quiero darle tanta, porque yo puedo ir rápido y puedo dar un buen paso para pelear por el podio. Debo concentrarme en esto”.

Más información

Dicho esto, el panorama de la salida pone muy de cara el objetivo de Márquez de terminar por delante de su rival, en un trazado en el que siempre ha volado. “Este es un circuito en el que cuesta escaparse y los dos años en que lo he intentado no me ha salido bien”, explicó en referencia a las dos caídas sufridas mientras lideraba con solvencia las carreras de 2014 y 2016. Y es que las condiciones climatológicas, sean cuales sean, pueden complicar y mucho lo que se vea en pista. Opción uno, que la carrera sea completamente en seco, aunque incluso así hay riesgos, al ser las cuatro de la tarde la hora de inicio, cuando suele golpear el frío gélido antártico que convierte en un problema la temperatura de los neumáticos: opción dos, que sea en mojado; y la opción tres, una carrera que comience en mojado y termine en seco, momento en el que entra en juego la estrategia de cada piloto y equipo, la elección del mejor momento para entrar a cambiar de moto. “No tiene sentido decir que mañana tenemos que ganar”, siguió argumentando Dovizioso. “Después, todo puede ocurrir y nosotros salimos para hacer el máximo. En Phillip Island muchas veces han ocurrido cosas extrañas, así que hay que ser positivos”. Phillip Island medirá también a Maverick Viñales, desconfiado en mojado pero con mejores sensaciones si la pista se mantiene seca –el francés Zarco estará también en primera línea-.

“En la última salida del oficial me he encontrado como no me había encontrado durante todo el fin de semana”, reconoció el de Yamaha, segundo en la parrilla de salida. “Estoy contento porque la moto se ha comportado bien cuando he apretado, tenía agarre, algo que siempre nos falta”. Viñales tratará de apurar sus escasas opciones en el campeonato en un día crucial para MotoGP viendo el devenir de los entrenamientos. Con Márquez centrado en sacar provecho de la bajada de tensión de Dovizioso.

Antes (5:20 de la mañana), en la carrera de Moto2, Morbidelli buscará alejar aún más en la general a un dubitativo Luthi, en un momento en el que ninguno de los dos mostró el dominio en la categoría que se plasma en la general. Y aún más temprano (a las 4) Joan Mir buscará cerrar, esta vez sí, el título de Moto3. El mallorquín ha vuelto en Australia a la versión dominadora del resto del año, olvidando el borrón en su expediente que dejó hace menos de una semana en Motegi. “Está claro que no tiene un ritmo buenísimo”, asumió en referencia a su único rival, Romano Fenati. “Lo que pasa es que aquí se camuflará todo seguramente por el tema del viento. Será una carrera típica de Australia, en grupo. Ya veremos si se puede romper”. Y si puede cerrar de una vez el primer Mundial de 2017.

Fotos

Vídeos