Los favoritos, al asalto de Misano

El español Maverick Viñales rueda durante los entrenamientos, en los que logró la 'pole' en MotoGP. :: Marco BERTORELLO. afp
El español Maverick Viñales rueda durante los entrenamientos, en los que logró la 'pole' en MotoGP. :: Marco BERTORELLO. afp

El piloto de Yamaha marcó el mejor tiempo, por delante de un peleón Dovizioso mientras Márquez logró entrar en primera fila pese a caerseViñales comenzará desde la 'pole' una carrera que promete emociones fuertes

BORJA GONZÁLEZ CIRCUITO DE MISANO.

Pese a la sonora ausencia de Valentino Rossi, el Gran Premio de San Marino se cargó ayer de argumentos para prever una espectacular pelea en la carrera de hoy. Pelea por ganar pero, sobre todo, pelea por un Mundial que está batiendo todos los registros históricos de igualdad. Y es que los tres primeros de la general se batieron hasta el último segundo por conseguir la 'pole' en Misano, una batalla que cayó del lado de Maverick Viñales, que justo ha recuperado su mejor versión en el momento clave de la temporada.

«Hacía tiempo que no me sentía tan bien en una calificación e incluso en un FP4, así que estoy contento. En Silverstone ganamos confianza y aquí hemos podido demostrar que la moto va bien. Y el test ayudó mucho también», explicó el autor de la 'pole', un puesto que no lograba en una parrilla desde el 4 de junio en Mugello.

El de Yamaha terminó por delante de un peleón Andrea Dovizioso, mientras que Marc Márquez pagó su exceso de ganas con una caída que aún así le permitió mantenerse en la fila de honor, junto a sus dos máximos rivales -el cuarto en discordia, Dani Pedrosa, ganador en 2016 en este mismo trazado, sólo pudo ser séptimo-.

«Hacía tiempo que no me sentía tan bien en una calificación; estoy contento», dice Viñales

«Estaba listo para luchar por la 'pole'. Ya con el primer neumático me he encontrado muy bien y normalmente en el segundo siempre se mejora; pero bueno, ha sido un error un poco tonto, entre comillas, porque ya había abortado la vuelta porque había tocado lo rojo en la curva rápida y yendo un poquito más por fuera porque sabía que Crutchlow estaba muy pegado, he tocado el piano, la línea, y no ha habido aviso», comentó Márquez, que demostró un muy buen ritmo de carrera durante el cuarto entrenamiento libre, el que suele ser el banco de pruebas para la carrera -se disputa a una hora parecida y es la única sesión, además del 'warm up', en la que el resultado no tiene trascendencia-. «Es muy difícil de decir, yo creo que Dovizioso estará allí, Maverick también, Dani puede ser que esté ahí también, y es muy difícil de decir porque pruebas un neumático por la mañana con un temperatura y funciona de una manera, lo pruebas por la tarde y funciona de otra, así que veremos, será una incógnita para todos ya que dependiendo de la temperatura se montará un neumático u otro», razonó el de Cervera sobre la 'pinta' de la carrera.

El tercero en discordia, Dovizioso, fue la punta de lanza de Ducati en un trazado en el que la fábrica de Borgo Panigale había sufrido en los últimos años. Seis motos italianas se metieron entre las doce mejores, con Jorge Lorenzo quinto y con un ritmo de carrera muy sólido. «Lo malo es que mañana (por hoy) parece ser que va a llover y entonces todo el duro trabajo que hemos hecho durante el fin de semana no va a servir de nada», se lamentó el mallorquín. Ese factor climático es el que mantiene en guardia a pilotos y equipos, sobre todo a los tres que en estos momentos tienen más opciones de cara al título, los tres de la primera línea.

Distintas condiciones

«No es fácil saber cómo de competitivos son los demás pensando en la carrera, porque tenemos diferentes maneras de encarar el fin de semana», analizó Dovizioso, líder de la general. «Marc es siempre rápido en los entrenamientos, Maverick a veces sí, a veces no, intentando coger las sensaciones paso a paso. Así que no es fácil entender sólo con un entrenamiento cómo está cada uno para la carrera. Y mañana (por hoy) las condiciones serán distintas. Seguro que hará más frío, y habrá más viento, y tendremos que ver si corremos en seco o en mojado. Así que la manera de adaptarse a eso influirá más que el ritmo en los entrenamientos. Como dije el jueves, es muy pronto para pensar en el campeonato. Hay que intentar no cometer ningún error, porque esa es la clave de este campeonato. Pero hay que intentar sacar lo máximo de cada fin de semana».

Una máxima válida para todos en una prueba que con Rossi en fuera de juego ha cambiado un poco el panorama de MotoGP. A buen seguro que el italiano será de los únicos que sonreirán si finalmente se confirma la lluvia. Porque si consigue eso que empieza a apuntarse por el paddock -y que desde la propia Yamaha no desmienten- que es llegar para Aragón -por lo menos intentarlo-, aún podría tener alguna esperanza si Misano termina con el típico lío provocado por la lluvia.

Fotos

Vídeos