El infortunio llegó en una rotonda

El quad que conducía Nieto, en el lugar del accidente. :: T. Escoba / EFE
El quad que conducía Nieto, en el lugar del accidente. :: T. Escoba / EFE

Nieto, conocido por la superstición que lo llevó a acuñar el «doce más uno» para evitar nombrar sus 13 títulos mundiales, acaba perdiendo la vida en un tonto accidente

A. RIBERA

madrid. La temida mala suerte de la que huyó siempre, hasta el punto de negar la existencia del número trece y acuñar su famosa frase de «doce más uno» para cuantificar su títulos mundiales, llegó lejos de los lugares de riesgo que frecuentó a lo largo de su carrera. El accidente que ha matado a Ángel Nieto no se registró en un circuito de motociclismo y tampoco a las altísimas velocidades a las que siempre circuló a bordo de sus famosas 'balas rojas'.

Ocurrió cuando prácticamente estaba parado en un cruce de carretera entre los municipios ibicencos de Santa Eulalia y Santa Gertrudis, en las inmediaciones del domicilio que el multicampeón zamorano tenía en las isla balear. Eran las 10.25 horas del 26 de julio cuando Nieto frenó su quad en una rotonda. No lo hizo así la conductora alemana que circulaba tras él y que lo golpeó por detrás, lo que provocó que el expiloto saliera despedido y se golpeara violentamente con la cabeza contra el asfalto tras perder el casco en el fatídico vuelo.

Allí comenzó a extinguirse la vida de la leyenda del motociclismo español. No lo parecía en un principio cuando una ambulancia de unidad de soporte vital trasladó a Nieto a la Policlínica Nuestra Señora del Rosario y los médicos valoraron sus lesiones como graves pero «no críticas». Pese a ello, los doctores optaron por un tratamiento conservador y decidieron sumergirle en un coma inducido y con respiración asistida a la espera de que descendiera la presión craneal.

LAS FRASESFernando Alonso Piloto de F1 «Sin palabras. Se va una parte de nuestras vidas y leyenda del motor. Mi abrazo a todo el motociclismo. 12+1» Pau Gasol Jugador de baloncesto «Mi pésame a la familia y amigos de Ángel Nieto. Uno de los grandes deportistas de nuestro país» Dani Pedrosa Piloto de MotoGP «Abrió una puerta y hoy tenemos el motociclismo que tenemos gracias a él» Jorge Lorenzo Piloto de MotoGP «Sin su carrera, muchos de los que estamos ahora disfrutando de nuestra pasión no estaríamos aquí» Mireia Belmonte Nadadora «Se va un mito, dejándonos su gran legado. Descansa en paz Ángel ¡¡ CAMPEÓN !!»

Paciencia

Era cuestión de tener paciencia, según los facultativos. A ella invocaron también los familiares, confiados en que la vida del campeón, en los últimos tiempos comentarista del Mundial de motociclismo a sus 70 años. Su hijo Ángel 'Gelete', que también pilotó motos, lo transmitía cada mañana cuando salía de la visita diaria a su padre en la UCI.

Los distintos partes médicos así lo apuntaban. «Estable dentro de la gravedad», «a la espera de que se le reabsorba el coágulo», «evoluciona favorablemente»... fueron las optimistas expresiones recogidas por los comunicados.

La aparente normalidad del proceso permitió incluso que fueran muchos los rostros conocidos que quisieron apoyar al 'Doce más uno' y acudieron a la policlínica. Hasta el hospital se acercaron Marta Castro, mujer de Fonsi Nieto, su sobrino; el exmotociclista Sete Gibernau junto a su nueva esposa, Cristina Camacho; el exfutbolista Aitor Ocio y los empresarios Israel Bayón y Ricardo Urgell, entre otros.

Las informaciones en los medios de comunicación fueron reduciendo su tamaño hasta que el miércoles Ángel Nieto comenzó a despertar del coma inducido con una evolución calificada como «dentro de la normalidad». Sin embargo, horas más tarde, 'Gelete' se mostró visiblemente preocupado por la intervención a la que al parecer las circunstancias obligaban. «Esperemos que todo vaya bien», se limitó a decir tras hablar con los responsables del Departamento de Neurocirugía.

Pero no fue bien cuando se le retiró el sensor de presión interarterial y su situación pasó a ser diagnosticada como «muy grave» y a temerse por la vida de uno de los mayores astros de la historia del deporte español. La jornada de ayer amaneció con un parte médico que describía la situación del paciente como «muy crítica» tras un empeoramiento súbito al no responder «satisfactoriamente» a la operación de urgencia a que fue sometido para retirarle el hueso del cráneo.

Se esperaba cualquier desenlace y el peor posible llegó a media tarde. Nieto cruzó su última meta sin ver la bandera de cuadros. El que siempre se había jugado la vida en una ruleta la había perdido en una rotonda. El creía que, una vez lejos de los circuitos, había sorteado la temida mala suerte, aquella que conoció en 1977 en la carrera del trazado urbano de Benidorm. Aquel terrible acontecimiento siempre quedó grabado en la cabeza del zamorano de Vallecas. Allí se rompió una pierna tras salirse en un curva y atropellar a cinco espectadores. Allí nació también su superstición al sortear la infortunio. Pero la mala suerte reapareció el pasado 26 de julio. Muchos años después, en Ibiza, y lo arrolló.

Fotos

Vídeos