El mejor regalo de cumpleaños

Verstappen gana en Sepang al adelantar en pista a Hamilton, que no quiso meterse en líos, y Vettel remonta hasta el cuarto puesto

JOSÉ MANUEL CORTIZAS

La víspera había soplado 20 velas en la tarta de cumpleaños. Lo hizo junto a su padre, Jos, y su hermana, Victoria Jane. Recibió parabienes, detalles, promesas y la garantía de contar desde ya con un Red Bull que dará de qué hablar en la recta final del campeonato y como prólogo de un gran 2018 de los energéticos. La cuadrilla de cerebros que pone Christian Horner al servicio de la causa ha dado con la tecla afinada, un chasis ya considerado el mejor de la parrilla. En cuanto el departamento mecánico le confiera a su unidad de potencia un poco más de chicha, Max Verstappen podrá dar rienda suelta a su casi obscena obsesión por correr más que nadie, sin importarle el peaje a pagar. Ayer en la despedida de la F1 de Sepang, donde los pilotos son hombres de pelo en pecho durante hora y media o sucumben al infernal cóctel de calor, humedad y fuerzas G, el holandés se reservó el mejor regalo.

Una victoria forjada en la pista, lo que le supone una plusvalía en esta Fórmula 1 previsible, aunque no tanto en las últimas carreras. Se cepilló Verstappen a una versión comedida de Lewis Hamilton. El inglés protegió el liderato sin problemas en la salida, pero no tardó en sentir el aliento del Red Bull y al primer intento el joven apadrinado y ascendido en su día por Helmut Marko, tras perder el control sobre Vettel en su marcha a Ferrari, se cobró la preciada pieza. «Te podía haber cerrado la puerta», le confió el de Mercedes mientras reponían líquido antes del protocolo del cajón. Pero no lo hizo, quizá confiado en que carecería de mayor contratiempo para rodar por delante del resto. Raikkonen no había ni podido tomar la salida, Ricciardo y Bottas se descolgaron pronto y Vettel bastante tenía con ir remontando desde la última plaza.

El holandés tenía algo que decir y en la cuarta vuelta lanzó su ataque. Limpio, directo, eficaz. Preparó el camino con la entrada del DRS, se mimetizó con el Mercedes y en cuanto vio el hueco declaró la guerra. Los dos avanzando en paralelo hasta que en el radio de la curva era el Red Bull el que iba por la cuerda. La esperanza depositada en un 'undercut' no existió, aunque muchos giros después sí premió a Vettel en su acoso a Bottas.

El interés, concedido el respeto a Verstappen, quedó reservado para el tercer peldaño del cajón. Bottas le había ganado inicialmente la partida a Ricciardo y se lo llevó puesto hasta que la visita al garaje cambió las casillas. El finlandés nunca pudo rodar con un ritmo propio de Mercedes, lo que el equipo alemán ya se lo está haciendo mirar al repetirse por segunda carrera consecutiva, y fue la segunda unidad de Red Bull la que acumuló giros en solitario lejos de Hamilton y, en apariencia, con un colchón solvente para defender el tercer puesto.

Al límite

Pero Vettel estaba 'on fire' y necesitaba reducir a la mínima expresión el daño que pudiera causarle Hamilton. Su pilotaje puso en pie a los aficionados y el alemán no se dejó nada sin exprimir al límite. Incluida su unidad de potencia, que aguantó a duras penas, y los neumáticos, que claudicaron por el gasto de una conducción crítica. Iba casi en la antesala de la carcasa de las llantas. Tenía a tiro a Ricciardo, pero no había nada ya con lo que traccionar y se resignó. Levantó el pie y en una vuelta cedió cinco segundos, muestra de lo cerca que estuvo del caos.

El cuarto puesto le aleja a 34 puntos de Hamilton en la general. Lo peor es la sensación contrastada de haber perdido dos balas para perforar el corazón plateado de Mercedes. Y para que no le faltara nada a Vettel, en la vuelta de honor se lo llevó por delante Stroll cuando iba el canadiense recogiendo goma para el pesaje. La trasera del Ferrari quedó volatizada y el tetracampeón recurrió a Wehrlein.

Carlos Sainz rodó hasta en la séptima plaza antes de que su motor cascara, siendo el único abandono junto al de Raikkonen. Y las esperanzas de una buena actuación en McLaren se limitaron al séptimo puesto de Vandoorne, que adelanta ya en la general a un Alonso undécimo, fuera de los puntos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos