Golpe letal de Hamilton al Mundial

El piloto británico Lewis Hamilton celebra su inesperada victoria en el Gran Premio de Singapur. :: MOHD RASFAN / AFP/
El piloto británico Lewis Hamilton celebra su inesperada victoria en el Gran Premio de Singapur. :: MOHD RASFAN / AFP

El doble abandono de Ferrari en la primera vuelta y la victoria del británico en una carrera caótica le permiten ser líder por 28 puntos Sainz, cuarto, logra su mejor clasificación y Alonso sufre otro percance cuanto tenía opciones al podio

DAVID SÁNCHEZ DE CASTRO

Singapur celebró sus diez años en la Fórmula 1 con una carrera en la que pasó de todo. Hasta lo que nunca había ocurrido: llovió. Eso fue clave para el desarrollo de una prueba que puede haber marcado un antes y un después en el Mundial. Lewis Hamilton se llevó una victoria, la 60 de su carrera deportiva, y sobre todo una ventaja de 28 puntos en la clasificación general, con los que no contaba después de la clasificación del sábado. El propio Hamilton esperaba un milagro, pero aunque se refería solo a la lluvia, la primera vuelta de la carrera se convirtió en su mejor aliado.

Kimi Räikkönen, Sebastian Vettel y Max Verstappen dejaron una secuencia de las que ya forman parte de los 'greatest hits' de la temporada 2017 de Fórmula 1. Entre los Ferrari le hicieron un bocadillo al de Red Bull, y los dos primeros acabaron estrellados en la primera variante, llevándose por delante a Fernando Alonso en el camino. El asturiano había realizado una memorable arrancada desde la séptima posición, lo que no sólo le hacía soñar con un buen resultado, sino incluso con algo que no se produce desde tres años: un podio. Aunque aguantó unas pocas vueltas más en pista, el daño por el tremendo impacto del coche de Verstappen sobre el lateral de su McLaren le estaba haciendo perder demasiado tiempo, y además, le podía provocar una avería más seria. Otro abandono, aunque esta vez no fue culpa de su monoplaza.

Pero lo más determinante para la carrera, y para el Mundial, fue el consecuente abandono unas curvas después de Sebastian Vettel. El alemán vio cómo el golpe de los primeros metros hacía incontrolable su Ferrari, que acabó estrellándose contra el muro, para sorpresa de un Lewis Hamilton que se veía al frente de la fila de coches. Detrás de él, Daniel Ricciardo y Valtteri Bottas se veían en posiciones de podio y con el único objetivo de aguantar. Algo que, como se vio después, no era tarea sencilla.

La pista mojada obligó a los pilotos a dar lo mejor de sí mismos, y mientras a algunos se les vieron las costuras por todas partes (Massa, Ericsson), otros se fueron beneficiados por lo ocurrido al principio (Palmer), la oportunidad que tuvieron algunos de llegar al podio incluso se convirtió en una motivación extra.

Sainz, 'personal best'

Uno de ellos fue Carlos Sainz. El piloto madrileño se vio en cuarta plaza, resistiendo a Nico Hülkenberg por detrás primero, y después a Sergio Pérez, pero con el podio a tiro. No era un objetivo fácil, y de hecho mirando los números y tiempos era prácticamente una quimera, pero eso no hizo que no lo peleara. Primero se las vio con el que será su compañero en Renault. Hulkenberg luchó con uñas y dientes para no convertirse en el piloto con más carreras disputadas sin llegar al cajón, algo que no pudo evitar a la postre. Su rival, Sainz, acabó beneficiándose de un problema hidráulico del alemán que le hizo abandonar.

Así, la lucha empezó con Sergio Pérez, uno de los pilotos más duros a los que sostener. Con un coche inferior como el Toro Rosso, y unos neumáticos superblandos que al final llegaron demasiado justos de rendimiento, Sainz entró en meta en una cuarta plaza que le hizo lanzar unos gritos de '¡Toma, toma, toma, toma!' como si de un Mundial se tratase.

No fue el único en lograr su mejor resultado en la Fórmula 1. La de Singapur ya es una carrera marcada a fuego en la memoria de tres pilotos: el citado Sainz, Stoffel Vandoorne, que fue séptimo, e irónicamente, Jolyon Palmer, que fue sexto. Los primeros puntos del británico esta temporada le llegan justo en el GP en el que le han anunciado que en 2018 no va a seguir en Renault, y que puede ser de hecho su despedida de la F-1 si finalmente llegan a un acuerdo para que Sainz debute con el coche amarillo en Malasia.

La cita del primer fin de semana de octubre, para cuando ya sabremos la decisión de Fernando Alonso acerca de su futuro o si Sainz sigue en Toro Rosso o no, tendrá un componente especial para Vettel. No se puede permitir ni un fallo más en lo que falta de curso, pero pase lo que pase, no podrá ser líder allí: Hamilton es más líder que nunca no sólo esta campaña, sino desde 2015.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos