GP de Brasil

A dos carreras del fin de la pesadilla

Fernando Alonso, en el circuito de Interlagos. /EFE
Fernando Alonso, en el circuito de Interlagos. / EFE

Alonso no oculta su pesar por otra temporada con McLaren-Honda para la que ya ve su epílogo

DAVID SÁNCHEZ DE CASTRO

«No ha sido una temporada buena, a pesar del progreso, a pesar del optimismo para el próximo año. Ha sido muy mala». Con estas palabras Fernando Alonso resumía este jueves en el ‘paddock’ del Autódromo José Carlos Pace en Brasil su sentir ante un epílogo que parece que nunca pone su punto final. La relación entre McLaren y Honda está dando sus últimos coletazos, pero aún les queda por aguantarse en dos carreras. Aunque no han llegado al punto que esperaban, y los pasos dados en esta temporada no han sido suficientes, para Alonso «cada uno de los que se ha ido introduciendo en el coche ha sido positivo». «Sabemos cuáles son nuestros puntos fuertes y nuestros puntos débiles. Debemos de estar seguros de que en marzo del próximo año los atacamos», destacó.

La progresiva despedida de Honda del box de McLaren ya lleva varias carreras produciéndose. Desde que se anunció el divorcio, la presencia de ingenieros nipones en el equipo inglés se ha ido reduciendo hasta el mínimo imprescindible. Antes era habitual ver un enjambre de ingenieros con los ojos rasgados pasear, carpetas en mano, anotando diferentes datos, estadísticas y números con los que intentar arreglar los mil y un fallos que iban teniendo.

Pese a todo, Alonso siempre disfruta cuando vuelve a Brasil. No se puede olvidar que fue en Sao Paulo donde celebró sus dos títulos mundiales, aunque irónicamente no ha ganado (ni ganará este año, salvo milagro) nunca en esta carrera. «Siempre tengo una sensación especial en este circuito por los campeonatos conseguidos. En el primero, porque fue una carrera muy emotiva y en el segundo porque había mucha presión con Schumacher, que se retiraba después de aquella prueba. Cuando llego a Sao Paulo, el aeropuerto, el hotel, el circuito... todo son recuerdos de aquellos momentos», rememora.

Rememorar los festejos de hace más de una década no son suficientes, no obstante. Para Alonso, como para muchos corredores, la cita de Brasil será un mero trámite antes de las vacaciones. Cuando salgan del Autódromo José Carlos Pace, afrontarán, ahora sí, la última cita, en Au Dabi, antes de irse de vacaciones tras un año en el que de nuevo Lewis Hamilton ha demostrado que Mercedes está muy por encima del resto. Sin embargo, y aunque el campeonato del mundo ya tenga dueño, aún quedan algunas batallas.

Mucho por decidir

El Mundial de pilotos y el de constructores están decididos, pero ni mucho menos lo demás. La primera batalla que queda por decidirse es la del subcampeonato. A falta de dos citas, Sebastian Vettel ocupa la segunda posición de la clasificación, con 277 puntos, y Valtteri Bottas la tercera, con 262. Con 50 puntos en juego y, aunque a priori es el alemán quien lleva las de ganar, aún queda mucho que resolver frente al candidato que ha estado complicando la vida a Hamilton y su compañero. También pueden cambiar los puestos de atrás, ya que entre Daniel Ricciardo (4º), Kimi Räikkönen (5º) y Max Verstappen (6º) hay 44 puntos en juego.

También en la parte de atrás hay mucho que decidir. Fernando Alonso, por ejemplo, ocupa la 16ª posición de la general, con 11 puntos, y está a dos de su compañero, Stoffel Vandoorne. La pelea interna entre los pilotos de McLaren no es baladí, y seguro que da para muchas líneas si el belga, en su primera temporada en Fórmula 1, supera al mismísimo Fernando Alonso, por muchos problemas y averías que haya sufrido.

En la clasificación de constructores lo que está en juego afecta (y mucho) al equilibrio de poder en la zona media. La lucha por el quinto puesto está que arde: Williams es el favorito, pero tanto Toro Rosso como Renault e incluso Haas optan a esa posición. En buena parte, el resultado de Carlos Sainz en las dos últimas carreras de la temporada puede determinar el presupuesto del que goce la próxima campaña, la primera que disputará entera con Renault. El buen hacer del español en sus primeras citas con el coche de Enstone han dejado muy buen sabor de boca, y esperan que así siga.

Fotos

Vídeos