Alonso vuelve a hacer las Américas

El asturiano y McLaren confirman que disputará las 24 horas de Daytona

DAVID SÁNCHEZ DE CASTRO MADRID.

La noticia se filtró días antes, pero ya es oficial a todos los efectos: Fernando Alonso disputará las 24 horas de Daytona. El piloto asturiano lo anunció en un tuit, elocuente a más no poder: «Me gustan las carreras de coches. Daytona, nos vemos pronto». Será la segunda aventura del español fuera de la Fórmula 1, aunque con connotaciones bien distintas a las de la primera, las 500 millas de Indianápolis.

La primera es el tipo de coche. Alonso no pilotará un monoplaza, sino un sportprototipo. Concretamente, se pondrá al volante de un Ligier JS P217s del equipo United Autosport, cuyo jefe y dueño es bien conocido por Alonso: Zak Brown, su jefe en McLaren. La segunda gran diferencia es que no será el único piloto del coche. Formará equipo con Lando Norris, la gran perla de la cantera de Woking y vigente campeón de la F3 Europea; y con Phil Hanson, que pese a su juventud (17 años) ya ha disputado las 24 horas de Le Mans y es el actual campeón de las Asian Le Mans Series LMP3. Irónicamente, es este último quien más experiencia tiene en la resistencia, frente a Alonso y Norris, en el coche.

Y es que esta será la principal novedad para Alonso. El asturiano nunca ha disputado una carrera de relevos, como es una prueba de 24 horas. Aunque la cita que abre el IMSA (el campeonato estadounidense de resistencia) tiene su propia idiosincrasia, y no tiene ni mucho menos la solera y fama de Indianápolis, es la preparación perfecta para aproximarse a lo que se puede encontrar cuando compita en su gran sueño: las 24 horas de Le Mans.

Si de algo adoleció Alonso en las 500 Millas, fue de inexperiencia. Aunque los test y entrenamientos que hizo le sirvieron para adaptarse, no llegó a entender al máximo el monoplaza del Andretti Autosport con el que corrió. No quiere que, si aterriza en Le Mans, le ocurra lo mismo. Daytona es la 'autoescuela' perfecta: se adaptará a unos coches que no conoce, a un tipo de carrera que no ha disputado y a una forma de competición que no se parece demasiado a lo que ha probado hasta el momento. Él mismo lo admite: «Las 24 horas de Daytona es la carrera más icónica de la resistencia estadounidense y una de las mejores del mundo. Todo el mundo lo sabe. No forma parte de la Triple Corona pero, como siempre he dicho, quiero ser un piloto completo y esto me ayudará con la preparación de las carreras de resistencia que podría disputar en el futuro», deja en el aire.

Ese futuro es Le Mans y con Toyota de la mano. Públicamente, el equipo japonés con base para las carreras en Colonia (Alemania) no dice que Alonso está en su agenda... Pero lo está. El ovetense y los responsables de Toyota Gazoo Racing ya han hablado y ahora que Honda, rival comercial directo, no entra en la ecuación, todo está más cerca de cerrarse. Sólo queda un detalle, y no es baladí: deben decidir si siguen en el Mundial de Resistencia o no. El WEC está en proceso de reestructuración normativa. Si les cuadra, Alonso cumplirá uno de sus sueños. Como él mismo decía: lo mejor está por llegar...

Más

Fotos

Vídeos