Gran Premio de España

Alonso, ¿ante su último GP de España?

Fernando Alonso.
Fernando Alonso. / Alejandro García (Efe)
  • La incertidumbre acerca del futuro del español copa la actualidad de la previa de una carrera en Montmeló que espera más público que otros años

Fernando Alonso lucía una gorra especial para la carrera de casa. Con un cierto halo de nostalgia del que no se ha ido pero se va a ir, el mejor piloto español de todos los tiempos (los números así lo dictan) saludó a la masa que le sigue considerando un ídolo, pese a que hace ya tiempo que no cuenta para ser un candidato al título. Él y el que está llamado a sucederle, Carlos Sainz, fueron los más vitoreados antes de que los coches se pongan en marcha y se vea si, realmente, Montmeló es el escenario de esa presunta mejoría que han prometido todos los equipos para esta carrera.

Las opciones de McLaren pasan, simplemente, por acabar la carrera. Tanto Fernando Alonso como Stoffel Vandoorne tienen claro que es inaceptable el inicio de campaña, especialmente para el asturiano que no ha acabado ninguna de las cuatro carreras disputadas. Ante este panorama, y con las 500 Millas de Indianápolis en el horizonte más próximo, no es de extrañar que muchas de las preguntas que rondaran en la rueda de prensa previa a la carrera versaran sobre el futuro de Alonso.

Junto al español estaba, a su izquierda, Carlos Sainz, y a su derecha, Sebastian Vettel. Se ha generado un cierto ‘run-run’ en el paddock acerca de una hipotética vuelta de Alonso a Maranello, y visto lo visto, nada se puede descartar: ¿quién habría pensado que, después de lo de 2007, el español volvería a Woking con esperanzas de ser campeón?

A Vettel no le da miedo que su viejo enemigo sea su compañero. Como el torero que recibe al toro a ‘porta gayola’, a la pregunta de si le gustaría ver a Alonso de nuevo vestido de rojo y como su compañero, Vettel tiró de sonrisa retadora: “¿Fernando en Ferrari? Yo no hago los contratos. Estoy preparado para correr al lado de cualquiera. Fernando tiene reputación por muchas razones, y no sólo porque ha ganado dos mundiales. Estoy preparado para correr con quien venga. Según qué compañero tengas, puedes mejorar”, dijo el hombre que evitó, al menos, dos títulos de Alonso.

La rumorología en la Fórmula 1 siempre suele llegar en esta época. La llamada ‘silly season’, cuya traducción literal es ‘temporada tonta’, se refiere a ese maremágnum de fichajes que atestan las páginas de los diarios deportivos cuando no hay nada que contar. Normalmente, su momento álgido, en el caso del Gran Circo, llegaba en esas tres semanas de agosto en las que no hay carreras, pero desde que Alonso está tonteando con la retirada, se ha convertido en una constante. Él tampoco ayuda a frenar dichos rumores, todo sea dicho.

En la rueda de prensa insistió en la idea de que puede quedarse en McLaren… o no. “En septiembre u octubre habrá que darle vueltas y ver si existen retos al margen de la F1 o si tengo la oportunidad de competir en ella al máximo nivel. Si esta opción es real con McLaren estaré más que encantado de seguir. Pero si esa posibilidad no existe también estaré encantado de hablar con cualquier otro equipo”, dijo ante los medios, los responsables de prensa de las escuderías y la mirada atónita de Vettel y Sainz por su franqueza.

Sainz, "un pilotazo"

Carlos Sainz ya es un veterano en el circuito de Montmeló. Entre jornadas de pretemporada, convertidas ya desde hace años en una especie de festival antes de que arranque la competición, y los Grandes Premios, aterrizar en España para montarse a un Fórmula 1 se ha convertido en sinónimo de baño de masas también para él. Consciente de que tendrá que ser el heredero del alonsismo cuando el asturiano no esté, no oculta su satisfacción por verse en ese puesto, ni su solidaridad con su mentor. “Fernando ahora mismo, con el talento y experiencia que tiene, debería luchar por títulos y hace mucho años que no tiene una oportunidad. Espero que algún día vuelva a esa posición, porque estoy seguro de que hará un buen trabajo y espero que pueda unirme a él en esas peleas”, destacó, ante la mirada cómplice de un Alonso que volvió a reivindicar a su amigo y ‘padawan’.

“Todo el mundo ha visto el progreso que Carlos ha hecho en los últimos tres años. Ganó en categorías pequeñas antes de llegar a la Fórmula 1. Esta generación joven llega muy bien preparada, porque llegan a la Fórmula 1 habiendo practicado mucho, habiendo hecho mucho simulador y siguen un programa en las academias de jóvenes pilotos, como el Red Bull Junior Team o la Ferrari Drivers Academy. Cuando llegan a la categoría reina, no es un shock para ellos: están preparados. Si unes esta preparación con el talento que Carlos tiene, ahora con la experiencia se ha convertido en uno de los mejores de la parrilla. Espero luchar contra él este año, como el año pasado, que al final acabó cediendo un poco…”, acabó bromeando el asturiano. El papel del heredero está claro. Habrá que ver cuándo recibe esa herencia y si está en condiciones de llevarla con orgullo y no dilapidarla.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate