Diario Sur

entrenamientos libres

Un Vettel desquiciado pide paso

El Ferrari de Sebastian Vettel, durante los lubres del Gran Premio de México.
El Ferrari de Sebastian Vettel, durante los lubres del Gran Premio de México. / Henry Romero (Reuters)
  • El alemán fue el más rápido del viernes por 4 milésimas sobre Lews Hamilton, en una sesión de entrenamientos libres en la que llamó “idiota” a Fernando Alonso

Sebastian Vettel lleva unas cuantas carreras con los nervios a flor de piel, y este viernes en el Autódromo Hermanos Rodríguez lo volvió a demostrar. El líder de Ferrari fue cuatro milésimas más rápido que un Lewis Hamilton que demostró su gran estado de forma y su gran momento mental. Justo cuando más necesita apretar los dientes, en el primer fin de semana que Rosberg puede consumar su primer título mundial, demostró que está en condiciones de retrasar (e incluso evitar) el alirón de su compañero, que no amigo.

Vettel fue el más rápido de la jornada (segunda vez que lidera unos libres de viernes desde que está en Ferrari, la otra fue en Austria 2015), pero la imagen más trascendente que dejó fue… un sonido. Por radio, el tetracampeón, nervioso porque Fernando Alonso le estorbó, espetó un contundente “¡vaya idiota!” que dará mucho que hablar en los próximos días.

Más allá del incidente, Fernando Alonso intentó nadar contracorriente en un circuito donde se maximizan todos los problemas que tiene McLaren. La altitud (2.200 metros sobre el nivel del mar) del Autódromo Hermanos Rodríguez hace que la unidad de potencia Honda pierda algunos caballos más de los que ya cede con respecto a sus rivales. Además, la tracción, otro de los puntos flacos en este caso con afección al chasis, es otro factor clave en un circuito con muchos codos de 90 grados y una zona muy virada. El español ni siquiera acabó la jornada a la vez que el resto y a falta de algo más de 15 minutos para el final de los segundos libres, se bajó de su McLaren para poner fin a su participación con el décimo crono del día.

No obstante, y pese a partir para este fin de semana con estas carencias, Alonso salió razonablemente satisfecho de la configuración del MP4-31. Durante los primeros entrenamientos libres estuvo ensayando con una nueva configuración del alerón delantero, un elemento que muchos equipos decidieron estrenar en este circuito. De hecho, fue el causante de una bandera roja en la primera sesión, cuando Felipe Nasr, al pisar un piano, rompió el de su Sauber y los trozos en pista obligaron a detener la sesión para que los eficientes comisarios mexicanos lo retiraran. Al menos los que estaban en ese sector se pueden calificar de ‘eficientes’, porque en otro algunos salieron de la zona de seguridad y provocaron las quejas de Jenson Button. No es un asunto baladí la seguridad, tanto de los pilotos como del resto de habitantes de la pista.

Fernando Alonso, como Carlos Sainz, apuntan a pelear por la Q3, que es el gran objetivo que han peleado durante toda la temporada. No será fácil, como no lo fue en Austin, pero visto lo visto el año pasado, la posición en parrilla es relativamente importante. El Hermanos Rodríguez es un circuito muy amplio, con zonas donde se puede adelantar con razonable sencillez y la certeza de que no se conocen aún muchos puntos clave donde maximizar las cualidades de los coches. Sainz incluso tuvo tiempo para divertirse, aunque no fuera algo buscado: Kevin Magnussen demostró que los pilotos de Fórmula 1, ni siquiera en unos libres, aceptan de buen grado ser adelantados, y al danés le tuvieron que enseñar las banderas azules para que dejase pasar al español. Al final del día, Sainz acabó por delante de Alonso, noveno, pero con muchas dudas de lo que puedan lograr este sábado en clasificación.

El enemigo del fin de semana: el frío

Durante toda la jornada de este viernes, los pilotos y los ingenieros estuvieron muy pendientes del mercurio. Las bajas temperaturas en México DF no sólo afectaron a los propios corredores, que tuvieron que abrigarse más de lo habitual, sino que los neumáticos sufrieron, y mucho. El temido ‘graining’ apareció en todos los coches, sin excepción, en distintos grados de gravedad. Kimi Räikkönen, por ejemplo, tuvo que abortar antes de tiempo dos stints largos porque las grietas empezaron a destrozar su neumático delantero derecho. Incluso hubo oportunidad de escucharle un ‘speech’ bastante largo por radio con su ingeniero.

Esto hace que las elecciones de los neumáticos sea un elemento clave, más si cabe que en otras pruebas. Los ensayos con neumáticos blandos y superblandos apuntan a que serán los elegidos para este sábado durante la clasificación, pero el medio (que es el más duro del fin de semana), se quedará como uno de los principales para casi todos los pilotos. Las estrategias, de nuevo, serán básicas en las múltiples refriegas que hay pendientes para este domingo. La pelea por el título entre Hamilton y Rosberg sólo será lo que se vea en el frente de batalla, porque por detrás habrá otras. Por ejemplo, la que tiene Fernando Alonso con Nico Hülkenberg por llegar a la novena posición y con Felipe Massa por resistir, al menos, la décima de la clasificación general.