Carlos Sainz acabará el año en Renault

El madrileño y Alonso saldrán últimos en el Gran Premio de Japón en el que Hamiltón volvió a lograr la 'pole'

DAVID SÁNCHEZ DE CASTRO MADRID.

Iba a ser en Malasia, pero finalmente se producirá dos Grandes Premios después: Carlos Sainz no acabará el año defendiendo los colores de Toro Rosso, sino que se montará en el Renault RS17 a partir de la próxima cita del campeonato. Todas las partes implicadas confirmaron, unas horas después de la clasificación del Gran Premio de Japón, la noticia, en la que el gran perjudicado es Jolyon Palmer, que ve cómo su carrera en Fórmula 1 está al borde de acabarse de manera abrupta y por la puerta de atrás.

Fue el propio piloto británico quien levantó la liebre. A mediodía en España, bien entrada la noche en Suzuka, Palmer colgó en su cuenta de Instagram una imagen en la que anunciaba que el GP de Japón iba a ser su última carrera en Fórmula 1. El británico no ha dado argumentos suficientes a sus jefes en Renault para dejarle acabar el año, un 2017 en el que sólo puntuó en Singapur, precisamente la carrera en la que se enteró que su coche iba a ser heredado por Carlos Sainz en 2018. Su segunda carrera en dos años en la que puntuaba.

Renault incorpora antes de tiempo a Sainz por las urgencias que tienen para acabar el año. A falta de cinco carreras para el final, tienen como objetivo cazar el quinto puesto de la clasificación general, que ocupa Williams con 65 puntos antes de la disputa de la carrera de Japón. Actualmente, los hombres de Enstone son séptimos con 42 puntos, de los cuales 34 han sido aportados por Nico Hülkenberg.

La salida de Sainz de la familia Red Bull no ha sido fácil. En cuanto se anunció el acuerdo para 2018, se hizo patente la intención de Renault de hacerle correr de inmediato y quitarse de encima la rémora que suponía para sus aspiraciones Palmer. Estas semanas las han dedicado a negociar el despido del piloto británico, y en cuanto han podido zanjar las cuestiones legales, se pusieron a hablar con Toro Rosso para adelantar la entrada de Sainz.

Hamilton, imparable

El británico Lewis Hamilton (Mercedes) tachó ayer del listado de tareas pendientes la consecución de la 'pole' en el circuito de Suzuka, el único trazado de los veinte que albergan una prueba del Mundial que todavía se le resistía en una sesión de calificación. Logró la 'pole' para la carrera que se disputa a las 7.00 horas.

Y para Alonso, más de lo mismo, un nuevo problema en la unidad de potencia expedida por Honda vuelve a lastrar al español. El piloto de McLaren cerró la Q3 en la décima posición pero saldrá último al tener que reemplazar el motor de combustión interna, el turbo, el MGU-H, el MGU-K, la batería y la unidad de control electrónico. «La carrera se presenta complicada», asumió.

El doble campeón del mundo (2005 y 2006, con Renault) tendrá a su lado Carlos Sainz, víctima asimismo de una sanción. De veinte puestos en su caso, por cambiar el motor de combustión interna, el MGU-H y el turbo de su Toro Rosso.

Fotos

Vídeos