Alhaurín de la Torre, epicentro del motor a radiocontrol por el que se interesa el campeón del mundo

Uno de los coches de competición en el circuito de Alhurín de la Torre. / B. GUTIÉRREZ

Al club de este municipio está vinculado el actual campeón del mundo, David Ronnefalk, y estrenan un nuevo trazado para acoger el Campeonato de Andalucía y de España

BORJA GUTIÉRREZ

Es la Fórmula 1 en miniatura, y el circuito de Alhaurín de la Torre, un Gran Premio. Un clásico de una modalidad que parece reciente pero que lleva más de una década instalada en esta localidad malagueña. Ahora ha cambiado su trazado para modernizarlo y seguir siendo referencia entre los pilotos expertos y aficionados emergentes.

El actual campeón mundial, el sueco David Ronnefalk, es socio del club para entrenar y competir en el nuevo recorrido. Alterna los viajes por el mundo con una casa en Mijas y aprovecha las instalaciones malagueñas para sorpresa de los 75 socios que componen el club y alucinan con su destreza.

¿Y por qué ahí? «Es curioso, solo el 20 por ciento son alhaurinos. El club se afianzó por la disposición del terreno», rememora Antonio Pérez, presidente del Club Radiocontrol Alhaurín de la Torre desde hace un año y medio.

Han construido un circuito más competitivo. «Antes había mucho hierro y hormigón, y los coches sufrían muchas roturas. Eso cansaba a los pilotos y hemos apostado por un estilo americano importado donde solo se utiliza tierra y tubo de poliuretano«

A la pregunta de cuál es el lugar en el ránking de la instalación comparandolo con las del resto de España, el presidente no titubuea: «Me atrevo a decir que en el número uno». Dice que en gran parte es por la ayuda económica que le aporta el Ayuntamiento, ausente en el resto de clubes.

En Málaga, además de la citada, hay pistas en Coín, Algarrobo Costa, Torrox y San Pedro de Alcántara. Aunque la única homologada por la EFRA (Federación Europea de Automóviles Radiocontrol) es la de Alhaurín, que albergó en 2016 el Campeonato de Europa. También es el coordinador del circuito provincial.

El próximo 2 y 3 de junio serán anfitriones en el Campeonato de Andalucía que servirá para abrir boca antes del Nacional, que correrá una de sus pruebas el 15 de Noviembre. «Habrá muchos pilotos nacionales e internacionales que le sirva de prueba de cara al Campeonato de España para optimizar su coche», comenta Pérez.

¿Cuanto cuesta iniciarse en el radiocontrol?

Un coche de iniciación puede costar de entrada entre unos 500 y 700 euros con una «calidad media». Una cantidad suficiente como para estar seguro de las horas que vas a invertirle. Esta es una de sus barreras. Aunque Antonio Pérez creo que hay otra más sesgadora: «La mecánica es crucial y no todo el mundo tiene conocimiento para controlarla».

De hecho, los pilotos expertos poseen un mecánico profesional para deseñar el bólido de cara a la competición. Los gastos de ese nivel asdienden ya a entre 1.500 a 3.000 euros. Alejandro Pérez, hijo de Antonio, el tercero de Europa en competición Junior y está patrocinado por una empresa mallorquina. De otra manera «sería muy difícil», confiesa el padre.

La competición es trepidante; pilotos de 10 y 50 años juntos

«El más listo es el que gana; puedes tener mucha habilidad y poca cabeza y a los cinco minutos romper el coche», así de tajante lo describe Alejandro Pérez, uno de los pilotos promesa del club. Las carreras no son por vueltas, si no por tiempo. El que llegue primero al final, gana. Y no se distingue ni edad ni sexo en las categorías, los tiempos deciden. Normalmente corren en tandas de doce coches.

Los coches pueden alcanzar los 80 km/h

Son máquinas muy personales, todo es variable, cada tuerca, silicona, muelle y tornillo se puede modificar al antojo del que conduce y para tener el mejor rendimiento en los diferentes trazados. Los hay de gasolina o con motores eléctricos y pueden alcanzar los 80 km/h. La conducción es complicada y a la mínima sales de la pista. La misma adrenalina que los coches «de verdad».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos