Buena noticia para McLaren: Alonso recupera la sonrisa

El asturiano aún no llega a posiciones de podio, pero es el único junto a Hamilton y Vettel que ha puntuado en todas las carreras de la temporada

D. SÁNCHEZ DE CASTRO MADRID.

Cuando Fernando Alonso no está satisfecho, se le nota. Ya son muchos años desde que está en el foco de la atención del público, tanto español como extranjero, y no es difícil leer su lenguaje corporal cuando sale del monoplaza. Tampoco lo oculta: ni lo necesita ni lo ve necesario. Cuando está enfadado, se ve. Y cuando está satisfecho, también.

Por eso la sonrisa que mostraba en el 'paddock' cuando acabó la carrera de Montmeló, la relajación que mostraba su cuerpo y sobre todo la mirada al frente que tenía con la bandera española anudada a la cintura andando es la mejor noticia que podía recibir no sólo la afición de su país, volcada con él como siempre, sino su propio equipo.

McLaren ha mejorado. No sólo respecto al año pasado, ya que con quitarse de encima a Honda ya era suficiente, sino con respecto a la cita de Azerbaiyán. La llegada de nuevos elementos aerodinámicos, encabezados por el vistoso morro que tantas miradas se llevó el fin de semana, ha acercado a Alonso y a Vandoorne a la cabeza del pelotón, tanto en clasificación como en carrera. Irónicamente, este ha sido su peor gran premio de la temporada, con el octavo puesto del asturiano y el abandono del belga por un problema con la caja de cambios.

Salto exponencial

Desde el punto de vista de los resultados, la escudería de Woking no sale tan reforzada como en otras carreras, pero el domingo, mientras recogían los bártulos de carrera y se ponían en modo test (esta semana hay pruebas en el Circuit, primeras del año en plena temporada), todo eran sonrisas. Y es que hay una certeza: llevan cinco carreras puntuando de cinco posibles en este 2018, algo que en el pasado era casi un sueño. Las penalizaciones llegarán, pero parece que más tarde que temprano. La fiabilidad ha dado un salto exponencial con respecto a su etapa negra motorizados por Honda, y eso se nota. Más potencia, más fiabilidad y mejores resultados. El ansiado podio está más cerca que ayer, pero menos que mañana. aunque aún hay muchos kilómetros que recorrer hasta que se llegue al cajón.

Y en esa situación está Alonso. No entra tenso al 'motorhome' ni sale del 'box' con cara de pocos amigos. Tampoco hay esos mensajes por radio en los que se dejaba ver la impotencia que sentía y las constantes quejas hacia sus mecánicos. Ver cómo adelantaba por fuera en la curva 3 a Esteban Ocon es uno de los momentos cumbres de esta carrera. El salto de calidad de McLaren junto a Honda permite a Alonso crecer, y si Alonso sonríe, el resto del equipo también.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos