FUERA DE PISTA

POR FIN, BOTTAS

ENRIQUE GLÜCKMANN

El Gran Premio de Abu Dabi, cierra como siempre la temporada de Fórmula 1 y lo hace siempre bajo las luces, pues la carrera comienza al atardecer y termina de noche. Con Hamilton ya campeón, el único interés era si Vettel lograba proclamarse subcampeón o Bottas lograba arrebatarle el subcampeonato.

Ferrari estuvo de nuevo desaparecida. La escudería italiana, que últimamente está dando una de cal y otra de arena, pasó inadvertida por Abu Dabi. Vettel no pasó del tercer puesto, pero, eso sí, a veinte segundos de los Mercedes, que se apuntaron un nuevo doblete, esta vez con victoria de Valtteri Bottas, que por una vez se reivindicaba como piloto de las 'flechas de plata' y lograba hacerse con la victoria tras mantener a raya a su compañero Hamilton. Pero me da que pensar si el inglés hubiera tenido necesidad de pelear para hacerse con la victoria qué hubiera sucedido, o si por el contario prefirió premiar a su compañero para tenerlo de su parte la próxima temporada, cuando se prevé que el dominio de Mercedes será menor.

Lo cierto es que la carrera tuvo pocos momentos de incertidumbre, pues de nuevo los neumáticos jugaron un papel fundamental por su extraordinaria duración, que no dejó que las posibles estrategias de carrera sirvieran de algo. La incorporación el próximo año de un compuesto muy blando puede abrir algo el abanico estratégico.

Mercedes ejerció su dominio en este gran premio, lo que puede suponer una premonición para el año próximo, pero espero por el bien del deporte equivocarme y que tanto Ferrari como Red Bull y McLaren mejoren lo suficiente para evitar de nuevo la monotonía.

Alonso se despedía de un año nefasto con Honda, acabando en novena posición, tras una gran pelea con Felipe Massa, que cogía el último punto en su última carrera de Fórmula 1. El español, según ha declarado, está muy esperanzado por su paso al motor Renault, pero, claro, peor que estos tres pasados años será difícil... Lo cierto es que la libertad que McLaren le ha dado, dejándole abierta la puerta para que pueda competir en Le Mans -y así lograr que se quede con ellos-, ha supuesto ver a un Alonso más relajado y feliz, viendo el final de un gran periodo de frustración.

Sainz terminó la carrera con un abandono por un fallo de su equipo, que no colocó bien una de sus ruedas en la parada obligatoria de 'boxes', pero ha demostrado durante sus últimas carreras que va a estar a la altura de su compañero de equipo, Nico Hulkenberg, uno de los pilotos más reconocidos en el 'paddock' por los jefes de equipo. El recambio de Alonso en unos años parece estar asegurado con el madrileño.

Estupenda la carrera de los Force India, que volvían a terminar séptimo y octavo. Es un equipo que ha ido de menos a más y que ha demostrado que con una buena planificación, con pilotos jóvenes y competitivos, puede suplirse un megapresupuesto de los que se manejan en la Fórmula 1 actual.

Red Bull fue en esta carrera la cruz de la moneda. Ricciardo abandonó por un problema hidráulico y Verstappen no pudo con un correoso Raikkonen, terminando quinto, muy poco para lo que se esperaba de ellos en este circuito. Y ya que hablo del joven Verstappen, les aviso: no pierdan de vista en un futuro no muy lejano a un joven monegasco llamado Charles Leclercq, que se ha hecho con el título de la Formula 2 esta temporada. Tengan la seguridad de que en unos años estará luchando con el holandés de tú a tú por ganar carreras.

Hasta Australia... el año próximo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos