Alonso, la fama; Juncadella, la lana

Fernando Alonso con el Ligier LMP2 en la sesión de clasificación. :: efe/
Fernando Alonso con el Ligier LMP2 en la sesión de clasificación. :: efe

El asturiano convierte la edición de 2018 de las 24 horas de Daytona en un evento mediático, pero las esperanzas de victoria las tiene Dani Juncadella

D. SÁNCHEZ DE CASTRO

madrid. Fernando Alonso se apuntó a la aventura de las 24 horas de Daytona con la esperanza de optar a la victoria. Como hiciera en Indianápolis, escuchó a su jefe, Zak Brown, que le incorporó al equipo para la carrera que inaugura la temporada 2018 del campeonato estadounidense de resistencia, el IMSA. Aunque al principio todo parecía una gran opción, tanto en cuanto podía optar a ganar, la realidad le ha golpeado en la cara: es muy difícil que el domingo por la noche esté en lo más alto del podio del circuito de Florida celebrando una victoria junto a Phil Hanson y Lando Norris.

Alonso compite en la segunda división de prototipos, los LMP2, y eso es un hándicap prácticamente imposible de levantar. Después de los entrenamientos libres y la clasificación, se ha confirmado que el Ligier tampoco es el mejor coche de su liga, algo que obligará al asturiano a dar el 'do' de pecho en una carrera que no conoce si quiere estar a la altura de lo que espera. Salir desde la 13 posición es algo bastante anecdótico, habida cuenta de que tendrán 24 horas para remontar (o caer) de esas posiciones.

Sin embargo, sí sirve para hacerse una idea aproximada de la diferencia que tiene el prototipo de United Autosports con respecto a los Cadillac y los Acura, los 'cocos' de DPi que, probablemente, pelearán por la victoria en la larga carrera de este fin de semana. «Era la calificación menos importante de mi vida, hasta ahora», explicó. Se ha dado cuenta de que ni siquiera el 'Balance of Performance' es suficiente para darle ese salto de calidad que necesita. Este sistema, que se utiliza tanto en el Mundial de Resistencia como en el IMSA, consiste en adaptar diferentes características de los prototipos (peso, brida de admisión de combustible, grados del alerón...) para garantizar una mayor igualdad en carrera. En teoría, este 'BoP' permite luchas de tú a tú entre coches que no tienen mucho que ver, si bien luego en la práctica los favoritos siguen siéndolo.

El Ligier JS P217 del United Autosports no está, ni siquiera, entre los mejores de los LMP2. Ahí es donde los Oreca dan el callo, lo que beneficia directamente a quien es, realmente, la gran esperanza española de victoria o al menos podio en la categoría absoluta de las 24 horas de Daytona. Dani Juncadella, que fue 2º en los últimos libres de este viernes, es uno de los grandes candidatos a dar la campanada pese a ser su debut. Aspira a un estreno memorable.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos