El Waterpolo Marbella, sin piscina para competir en Primera Nacional tras el ascenso

La plantilla del Club Waterpolo Marbella./SUR
La plantilla del Club Waterpolo Marbella. / SUR

El equipo femenino busca fuera de su localidad una instalación homologada por la Federación para jugar en una categoría estatal

Enrique Miranda
ENRIQUE MIRANDAMálaga

Hay alegrías que no pueden ser completas. Pese a que detrás de ella haya todo el trabajo, esfuerzo e ilusión posibles. Es lo que ocurre en el Club Waterpolo Marbella, tras lograr el pasado fin de semana el regreso del equipo femenino a Primera Nacional, segunda categoría del waterpolo español. El equipo que dirige Miki Botello logró regresar a Primera Nacional tras completar una gran fase de ascenso en las instalaciones del Akartza, conjunto vasco que ejerció de anfitrión. Tras una temporada muy complicada, se plantaron en la final y vencieron al Escuela de Waterpolo de Zaragoza por un ajustado 7-6.

Una gran alegría, empañada ahora por un problema con el que tiene que lidiar el conjunto costasoleño desde hace años: la inexistencia de piscinas homologadas en Marbella. Para competir en una categoría de ámbito nacional, la Federación Española de Natación exige que las instalaciones tengan ciertos requisitos, entre ellos una profundidad mínima de 1,80 metros. Eso descarta a todas las piscinas con finalidad recreativa y también la del Serrano Lima de Marbella, donde se entrenan habitualmente. Al no haber en la localidad marbellí ninguna piscina homologada –pese a que en su día hubo una promesa municipal en ese sentido–, el club no tiene a día de hoy dónde jugar la próxima temporada.

«Ahora mismo no sabemos qué va a pasar, haremos todo lo posible para encontrar una piscina homologada en Málaga y poder competir en Primera Nacional, que es lo que se han ganado las jugadoras», manifestó a este periódico el entrenador y presidente del club, Miki Botello. La situación no es nueva, ya que el club ya se ha visto obligado en temporadas anteriores a jugar como local en Torre del Mar. «Hay piscinas homologadas en Fuengirola, Torremolinos o Málaga, pero el alquiler para cada partido es caro y hay que sumarle los desplazamientos hasta allí», explica Botello. Ahora, por ejemplo, el equipo juvenil del club va a jugar como local en una piscina de Granada la fase final que da acceso al Campeonato de España.

Colaboración

La solución pasa tanto por encontrar la manera de llegar a un acuerdo con un ayuntamiento cercano para el uso de la piscina para los partidos como por hallar un patrocinador que sufrague los gastos de alquilar alguna instalación privada.

Desde el club ya se han puesto en contacto con la Federación Andaluza de Natación para obtener un listado de las piscinas homologadas en Málaga. También ha habido conversaciones con el Ayuntamiento de Marbella que, a través del su concejal de Deportes, Javier Mérida, ha manifestado su intención de tratar de ayudar al club. Por ahora el Waterpolo Marbella tiene algo de margen de tiempo antes de inscribir a su equipo femenino sénior en la Primera Nacional. La fecha tope es el 30 de junio. Antes de ese día habrá que encontrar una solución para que el ascenso no se quede en nada por cuestiones ajenas al deporte.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos