El Waterpolo Málaga empata en casa en un duelo con pocos goles (3-3)

Un ataque del Waterpolo Málaga, ayer. /  SUR
Un ataque del Waterpolo Málaga, ayer. / SUR

Los de Kubicsko se reencuentran con los puntos ante el Sant Feliú y con un gran Juan Luis Aróstegui

SUR MÁLAGA.

El Waterpolo Málaga se reencontró con los puntos en la vuelta a Inacua gracias al empuje de la afición, y a tener la mente más fría en los momentos clave, al ser un partido de lo más extraño, con pocos goles (3-3). De hecho, no se anotó hasta el tercer cuarto (1-0, gol de Álvaro Caracuel), y llegando a fallar el cuadro malagueño un penalti incluso. El Sant Feliú se activó tras el primer mazazo y remontó con dos goles no exentos de polémica, al no observarse con claridad si sobrepasaron la línea. Los árbitros fueron claros. Los de Kubicsko no se amilanaron y empezaron a hilvanar buenos ataques, conectando con el boya, pero sin suerte cara a la meta contraria.

El último cuarto no fue apto para cardíacos. De nuevo los blocajes en defensa sobrepasaron a los ataques. El que rompió esa dinámica fue Juan Luis Aróstegui, con el 2-2, que ponía justicia en el marcador con un auténtico zurdazo. Los catalanes se volvieron a adelantar, y Fernando Naranjo mantuvo a los suyos en el partido con tres paradones (uno de ellos un penalti), y Aróstegui anotó de nuevo, para el 3-3 final.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos