Una victoria en el ‘ring’ y en la vida

María García se hace con el título nacional de Muay Thai tras dos años apartada de la alta competición

María García, con sus últimas medallas/
María García, con sus últimas medallas
Fernando Torres
FERNANDO TORRES

Una medalla de oro puede significar muchas cosas. El resultado de un esfuerzo anual, la primera victoria o incluso una despedida a la altura de una carrera pujante por mantenerse en los primeros puestos. Para María García, su último metal dorado no es sólo la representación de haber ganado el campeonato de España de Muay Thai, una de las artes marciales más duras del mundo. «Sabe a doble victoria, a doble oro», asegura, porque cuando se subió al ‘ring’ a luchar por el título llevaba dos años sin competir después de haber estado en lo más alto y haber perdido la confianza.

García vive y se entrena en Alhaurín de la Torre, en el club Menjíbar (una escuela de artes marciales con más de 35 años de historia). En un día libre de entrenamiento –un breve descanso antes de volver al ruedo–, atiende a este periódico para comentar la importancia de esta medalla de oro, que no es la primera que se cuelga, pero es una de las que más significado tendrá cuando eche la vista atrás hacia su vitrina de premios. «Tengo muchos sentimientos encontrados, hacía dos años que no me subía al ‘ring’ y no me esperaba que fuese a ganar, para nada». Explica que para regresar no ha tenido que superar únicamente los problemas derivados de apartarse de la competición, sino que ha tenido que luchar contra los motivos que la apartaron de la competición en primer lugar:«Hice un parón porque comencé a sufrir ansiedad, entrenando, compitiendo... engordé diez kilos... He vuelto al ‘ring’ para superar mis miedos».

Antes de abandonar su carrera en el Muay Thai, García atesoraba tres campeonatos del mundo, cinco de España y muchos otros de Andalucía y privados. Es por ello que la victoria en el último certamen nacional hace que, pese a haber ganado, esté llena de «fallos» en su forma de analizarse a sí misma:«Me ha faltado mucho de todo, físico, escuchar a la esquina –así se refieren los luchadores a la conexión con su entrenador durante los combates–,... También he tenido problemas a la hora de gestionar la agresividad en los enfrentamientos, he ido muy a la contra».

Se apartó del ‘ring’ porque perdió la confianza en sí misma y comenzó a sentir miedo

Cuando García se refiere a «la esquina» su entrenador, Francis Menjíbar, que la acompaña en la conversación con este diario, sonríe y reconoce que ese ha sido uno de los puntos flacos del campeonato, pero interviene para asegurar que, en el plano técnico, «ha sido la mejor».

Con la medalla en la mano y una vez identificados los «fallos», se siente feliz, pero dice estar «centrada» en corregir y mejorar para llegar a lo más alto. En los próximos meses va a participar en algunos eventos privados: «Tal vez compita en uno que se está organizando sólo para mujeres, una opción muy interesante porque en este deporte lo tenemos muy difícil». Su entrenador recuerda que en breve se harán las pruebas para agrupar a las mejores competidoras nacionales que representen a España en el próximo campeonato mundial, que tendrá sede en Cancún (México).

«El Muay Thay es mi vida; me levanto y ya estoy pensando en entrenarme», confiesa

«Quiero ser más agresiva mentalmente y necesito mejorar mi físico para esa fuerza. Quiero trabajar el agarre y recuperar mi confianza con los puños, que en este campeonato no los he utilizado, he ido a la contra con codos y piernas». García comenta que, una vez perdido el miedo, es cuestión de «entrenar y entrenar», luchar para ser la mejor. En respuesta a cómo se compatibiliza este duro arte marcial con su vida, responde sin dudar:«El Muay Thai es mi vida, me levanto y ya estoy pensando en la dieta, en cómo me va a afectar en el entrenamiento y en mi fuerza, en estirar luego... Todo está enfocado al Muay Thai; compatibilizarlo es fácil si te gusta, no necesitas dinero, ni equipación, puede participar cualquier persona, sin importar de dónde vengas».

Este arte marcial proveniente de Thailandia, tiene un importante componente de filosofía (como la gran mayoría de las disciplinas de lucha). «Para mí, esa parte lo es todo y hace falta mucho más en todas las cosas de la vida, sobre todo la humildad; hoy en día falta mucho respeto, estoy en contra de las chulerías, esto es humildad, respeto, valores, sacrificio y fuerza de voluntad». María se despide aunque no tiene entrenamiento durante el resto del día, pero debe prepararse para el siguiente.

Una victoria ejemplar para el deporte de Alhaurín de la Torre

La victoria de la alhaurina María García en el campeonato de España de Muay Thai ha sido muy bien recibida en el mundillo deportivo de su localidad. El concejal de deportes del Ayuntamiento, Prudencio Ruiz, felicitó a la deportista tras conocer su victoria: «María es un ejemplo a seguir. Es una de las abanderadas de nuestro deporte femenino, que no para de crecer. Tenemos logros históricos como el de Carmen Herrera, victorias continuas como la de Bea Jiménez, Míriam Alcántara y su ciclismo o chicas en gimnasia rítmica o en patinaje artístico que han llevado el nombre de Alhaurín de la Torre a lo más grande. Algo estaremos todos haciendo bien».

García lleva entrenándose desde que era niña, y lo hace en el club Menjíbar, un templo de artes marciales del que han salido varios campeones del mundo en Muay Thai, Kick Boxing y K1 a lo largo de sus 37 años de historia en Alhaurín de la Torre. La carrera de García, que tiene 26 años, todavía tiene por delante varios años de máximo rendimiento. Su entrenador, sus vecinos y ella misma esperan llegar «a lo más alto mientras el cuerpo aguante».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos