La todopoderosa Noruega pone fin al sueño español

Carmen Martín lamenta la derrota de su equipo. :: efe/FILIP SINGER/
Carmen Martín lamenta la derrota de su equipo. :: efe/FILIP SINGER

EFE

La selección española femenina de balonmano no pudo romper con los pronósticos y puso fin a su andadura en el Mundial de Alemania, tras caer este lunes por 23-31 ante la todopoderosa Noruega en los octavos de final. Una clara derrota que no puede ensombrecer el buen papel del equipo español en un Campeonato del Mundo, en el que la nueva hornada de «guerreras» a la que dio entrada Carlos Viver dejó más detalles positivos que negativos, lo que hace vislumbrar un esperanzador futuro. Incluso ante Noruega, la vigente campeona mundial y europea, el conjunto español dejó pinceladas, que obligan a tener paciencia con un renovado equipo, que si dejó algo claro en Alemania es que no ha perdido el carácter competitivo, el gen «guerrero» que ha permitido a España hacerse en los últimos años un hueco entre la elite internacional.

23 ESPAÑA

31 NORUEGA

España
Navarro; Carmen Martín (6, 3p), Mireya González (1), Cabral (5), Lara González (1), Núñez (1) y González de Garibay (-) -equipo inicial- Zoqbi (ps), Arderius (1), Chávez (2), Jennifer Gutiérrez (-), Etxeberria (-), Paula García (-), Pena (2), Almudena Rodríguez (3) y Musons (1)
Noruega
Lunde; Skogrand (1), Mork (11, 6p), Oftedal (6, 1p), Kristiansen (4), Herrem (3) y Brattset (-) -equipo inicial- Grimsbo (ps), Arntzen (2), Loke (1), Ingstad (-), Fauske (-), Christensen (-), Kurtovic (2), Solberg (1) y Jacobsen (-)
Parciales
1-4, 3-6, 5-7, 6-11, 8-11,10-13, 12-14, 13-17, 16-20, 18-24, 21-27 y 23-31
Árbitros
Hansen y Christiansen.

Una competitividad que permitió a la selección española rehacerse de un mal inicio de partido, que parecía condenar a las de Carlos Viver a una severa derrota. «No es el qué, es el cómo. Tenemos que relajarnos, estar más tranquilas», insistió el técnico español Carlos Viver. De hecho, aunque las de Carlos Viver volvieron a situarse de nuevo a dos tantos (12-14) al inicio de la segunda mitad, el intercambio de goles en los que se convirtió el inicio del segundo período no beneficiaba a la selección española, incapaz de seguir el ritmo a las noruegas. Una circunstancia que permitió a las nórdicas, ir ampliando poco a poco su ventaja hasta hacer intrascendentes unos diez minutos finales, que Noruega no desaprovechó para agigantar el tanteador.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos