CANTERANOS CON ESTRELLA

Talento y pasión por el motor y las dos ruedas

Yeray Ruiz Ruiz Piloto

JOSÉ CARLOS RUIZ

EL padre de Yeray Ruiz Ruiz es un gran aficionado a las motos, una pasión que ha inoculado a su hijo mayor, de 14 años. José Carlos Ruiz, de 39, empleado de mantenimiento en una empresa de telefonía, confiesa que desde muy pequeño este joven de La Cala del Moral ya mostró interés por las dos ruedas y el motor. Antes de los tres años con vehículos eléctricos de juguete y a esa temprana edad ya debutó en un circuito con una minimoto de gasolina.

Esta precocidad explica que lleve ya ocho años compitiendo en circuitos. Su palmarés confirma que es una de las grandes promesas del motociclismo en la provincia. Entre 2010 y 2013 ganó una vez el título andaluz de minimotos, fue dos veces subcampeón y una vez tercero. Posteriormente, participó en la Liga Española de Motociclismo, entre 2014 y 2015, para en 2016 dar el salto a la Copa de España en categoría 220 XL, en la que se impuso con claridad. Tras probar el año pasado en la categoría Premoto4, esta temporada va a dar un paso más al disputar el Campeonato de España de Velocidad (CEV) en la categoría SSP300 con el equipo MDR Competición.

La competición contará con seis pruebas en Albacete, Barcelona, Navarra, Aragón, Valencia y Jerez de la Frontera, empezando el próximo 8 de abril. Yeray Ruiz está intensificando los entrenamientos a las órdenes de su padre en las instalaciones del Templo del Motor, situadas en el polígono Trévenez de la capital, al que acude un par de días por semana. No en vano, el joven piloto forma parte de un reducido grupo de promesas del motociclismo que se entrenan a las órdenes de David Doga, responsable de la Escuela Motos Doga.

El joven de La Cala del Moral, de 14 años, competirá este año en el Nacional con una nueva moto tras ganar la Copa de España en 2016

Yeray Ruiz agradece especialmente el apoyo del Ayuntamiento rinconero, la ONG Nena Paine, la empresa de reciclaje Remasur, del Paco Piva Racing Team (PPRT), y la Escuela de Mecánica de Andalucía (EMA), además de la confianza que le han otorgado Francisco Ramírez y Alberto Herrera. La moto que pilotará este año es una Yamaha R3 de 300 centímetros cúbicos. «Me gusta mucho la sensación de ir en la moto, pilotando», confiesa este joven rinconero, que es también un gran aficionado al surf, el kick-boxing, el fútbol y el baloncesto.

Su padre destaca que el motociclismo es un deporte que exige un importante desembolso económico, que sólo este año rondará los 12.000 euros. Admirador de los grandes pilotos del circuito mundial, como Lorenzo, Rosi, Márquez o Viñales, el joven rinconero sueña con llegar algún día a ese nivel, aunque si no lo hace tiene muy claro que se quiere dedicar al mundo del motor. «Estudiaré un ciclo formativo de mecánica y me gustaría seguir en este mundo», sostiene Ruiz.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos