Mundiales de Atletismo

Sorpresa en los 100 metros femeninos

Torie Bowie celebra su victoria. /Dylan Martinez (Reuters)
Torie Bowie celebra su victoria. / Dylan Martinez (Reuters)

Torie Bowie se proclama campeona mundial del hectómetro aprovechando el hundimiento de la favorita, Elaine Thompson

ALBERTO POZAS

Cuando los aficionados a los sprints se estaban recuperando de la victoria de Justin Gatlin, llegó Torie Bowie para romper la bajara y proclamarse campeona mundial del hectómetro por delante de todas las favoritas. La estadounidense hizo gala de una aceleración sin precedentes en este campeonato y remontó posiciones mientras la gran favorita, la jamaicana Elaine Thompson, se hundía y se hundía a medida que se acercaba la meta. Tanto tuvo que remontar Torie Bowie (10.85) que se impuso por una sola centésima a la marfileña Marie-Josée Ta Lou, dejando el bronce a la holandesa Dafne Schippers (10.96), que repite podio por segundo año consecutivo. Otras favoritas a medalla se quedaban por el camino mirando cómo Bowie se proclamaba campeona mundial. Ahouré era cuarta, Thompson quinta y Ahye sexta en una final descafeinada a nivel de marcas pero tan eléctrica como también desconcertante.

Más información

Triunfaba Bowie, que metía cabeza en meta de tal manera que se iba al suelo poco después, y sorprendía Thompson. Líder mundial del año y doble campeona olímpica de 100 y 200 en Río de Janeiro, la jamaicana hizo una carrera inexplicablemente mala para dejar el cetro del hectómetro a Estados Unidos, que recupera el doble oro en hombres y mujeres después de doce años naufragando en el Caribe. Torie Bowie estrena así además su nómina de oros en campeonatos internacionales después de ser doble medallista el año pasado en Río de Janeiro.

Victoria también de envergadura en el lanzamiento de peso. El neozelandés Thomas Walsh cumplió con su condición de favorito y celebró su ya asegurado oro con 22.03 metros en su último intento, sellando su título de campeón mundial al aire libre después de haberlo sido el año pasado en pista cubierta. Fue segundo el estadounidense Joe Kovacs que a pesar de lanzar unos buenos 21.66 metros no tuvo su mejor día, incapaz de acercarse a Walsh. El bronce fue para el croata desconocido Stipe Zunic con 21.46 metros, con el doble campeón mundial David Storl quedándose fuera de la mejora. Nadie fue capaz de hacer dudar de su liderato a un Walsh que hace dos años, en Pekín, tuvo que conformarse con la medalla de chocolate.

La tarde del domingo también fue para la consecución de coronas. Por un lado, la triple conseguida por la griega Ekateríni Stefanídi con su oro en pértiga (4.91 metros) después de ser campeona olímpica y europea, y la triple también de la belga Nafissatou Thiam en heptathlon (6.784 puntos) tras ser campeona olímpica y europea en pista cubierta. La griega dominó sin problemas el concurso de pértiga batiendo su marca personal y realizando tres intentos tan dignos como infructuosos sobre cinco metros. La estadounidense Sandi Morris (4.75) fue su mayor amenaza veinte centímetros por detrás, con dos mujeres en el bronce: Robeilys Peinado, que con 4.65 metros batió el récord nacional venezolano, y la cubana Yarisley Silva con la misma marca. En el heptathlon, victoria incontestable de Thiam haciendo una oda a la combinada equilibrada, con cien puntos de ventaja sobre la alemana Schäfer y con la sorpresa de la jornada, la holandesa Anouk Vetter, batiendo el récord nacional de pruebas combinadas. Un salto de 1.95 metros en altura cimentó su victoria junto con una buena longitud (6.57 metros) y otra victoria también en el lanzamiento de peso con 15.17 metros. La gran esperanza local, la británica Katarina Johnson-Thompson, se quedó en una agridulce quinta posición.

Kirui, campeón de maratón

La mañana dejó dos finales en el asfalto. El keniata Geoffrey Kipkorir Kirui consiguió desfondar al etíope Tola y se proclamó campeón mundial de maratón en su debut, con el tanzano Simbu consiguiendo el bronce. En la prueba femenina fue Rose Chelimo, keniata de nacimiento y nacionalizada por Baréin, se impuso a Edna Kiplagat, campeona hace cuatro años en la edición celebrada en Moscú, y a la estadounidense Amy Cragg que rompía a llorar entrando al sprint con el mismo tiempo que la keniana.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos