Baloncesto

Salvador Patricio, hacia la ACB tras los pasos de Hierrezuelo

Patricio se dirige a los oficiales de mesa en el Nacional júnior. / Sur

Es el primer malagueño en ser designado árbitro vinculado de la categoría LEB de la Federación Española de Baloncesto en los últimos diez años

FÁTIMA ÁVILA-CASANOVA

Salvador Patricio López es, a sus 23 años, la gran promesa del arbitraje malagueño tras ser nombrado esta temporada colegiado vinculado al grupo 1 de la Federación Española de Baloncesto (FEB), integrado por aquellos que dirigen los partidos de categoría LEB y de Liga Femenina. Desde hacía diez años ningún árbitro del Comité Malagueño conseguía un ascenso de esta relevancia, lo que da una idea de lo complicado que es pertenecer a una categoría como esta.

Como árbitro vinculado, Patricio podrá dirigir cualquiera de las competiciones que organiza la FEB, aunque seguirá perteneciendo al grupo 2 de Liga EBA, según explica:«Compaginaré las ligas superiores (en referencia a LEB y Liga Femenina) con la EBA. Esta es una temporada para adaptarme a la categoría. Durante los próximos meses me harán un seguimiento, completarán informes para continuar formándome... y si el próximo año me ven capacitado, seré definitivamente árbitro del grupo 1».

Este aficionado al mundo de la canasta, que nunca ha practicado este deporte a diferencia de muchos de sus ‘colegas’ de profesión, recuerda que comenzó como oficial de mesa:«Fue un compañero ya retirado, Juanma Álvarez, quien me animó a que probase con el arbitraje. Me dio una camiseta, y en mi primera temporada en el comité, la 2010-2011, dirigí sólo dos partidos. A partir de ahí, decidí que quería ser árbitro». Desde entonces, su ascenso ha sido fulgurante:en sólo tres temporadas consiguió subir a Primera Nacional, donde estuvo durante una campaña, ya que al año siguiente ascendió a EBA, y en solo dos temporadas ha logrado ser árbitro vinculado a LEB. Todo ello hace vislumbrar un futuro más que esperanzador en el malagueño, quien parece seguir con firmeza los pasos del internacional Daniel Hierrezuelo.

Sin embargo, este aspirante a Policía Nacional no quiere marcarse grandes retos ni presionarse más de lo necesario:«Desde el principio, y sin pecar de falsa humildad, he intentado disfrutar del arbitraje e ir poco a poco. No me gusta marcarme grandes objetivos, y mucho menos a estos niveles en los que influyen muchísimos factores externos. Soy de los que piensan que la caída, cuando te marcas una meta muy alta y no la consigues, puede ser demasiado grande. Ahora tengo que centrarme en el gran reto que tengo por delante, que es sacar de la mejor manera posible los partidos que tenga designados en LEB y Liga Femenina».

Formación continua

Para conseguir este ascenso, Patricio ha tenido que acudir esta temporada a dos de los cursos de formación para árbitros que organiza la FEB, en el Campeonato de España de selecciones autonómicas cadete e infantil celebrado en Huelva en enero, y en el Nacional de clubes júnior femenino celebrado en Lugo en mayo, en los que cuajó buenos partidos y dejó grandes sensaciones en los técnicos de la Española. Es la segunda campaña, desde que milita en EBA, que el malagueño va a campeonatos de esta envergadura. No obstante, el ascenso le ha pillado un poco por sorpresa, confiesa:«Sabía que había completado un buen trabajo y que los informes eran positivos, pero era complicado conseguirlo, porque vinculados a LEB sólo estamos diez en toda España».

El trabajo, tanto físico como técnico, que deben completar los colegiados del grupo 1 y 2 es bastante exhaustivo. Semanalmente deben visualizar vídeos, hacer entrenamientos, realizar test y hacer exámenes. A ello se suma la colaboración con el Departamento Técnico Malagueño en la formación de árbitros provinciales. En total, muchas horas son las que estos colegiados deben dedicar al arbitraje si quieren llegar lejos en esta profesión.

Fotos

Vídeos