Regino Hernández, ovacionado a su llegada al aeropuerto de Madrid

Regino Hernández, ovacionado a su llegada al aeropuerto de Madrid
EFE

El rider mijeño ha sido sorprendido por una decena de amigos y por su novia Elena, que le han dado un cálido recibimiento tras su bronce en los Juegos Olímpicos de Invierno

MARINA RIVAS

La medalla ya está en casa. Más de un centenar de personas se han reunido, en torno a las 14.00 horas en las puertas de llegada de los vuelos internacionales de la Terminal 4 en Barajas, Madrid. ¿El motivo? Recibir al equipo español de snowboard: Laro Herrero, Lucas Eguíbar y sobre todo al rider malagueño Regino Hernández que hizo historia el pasado día 15 al lograr la medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Invierno. Entre el público expectante en el aeropuerto sorprendía ver a cierto público asiático y muchos curiosos que se acercaban a la zona. Pero, los que hacían más ruido eran una decena de amigos del mijeño y su novia Elena que fue la primera en abrazarle, amocionada y entre lágrimas, cuando llegó a tierra.

Entre sus conocidos, sobre todo amigos residentes en la capital y también alguna malagueña, todos con banderas españolas y algunos, incluso, vistiendo barbas postizas, como seña identificativa de Regino. Entre aplausos de los allí presentes, cientos de fotos con aficionados y entrevistas a medios de comunicación, Hernández partió con sus maletas y su medalla al cuello para seguir con su rutina mediática, que continúa en estos momentos en El Corte Inglés de Madrid dónde un peluquero profesional le hará un cambio de look gratuito al medallista.

Noticias relacionadas

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos