Regino Hernández, ya en Corea del Sur para sus terceros Juegos Olímpicos

Regino Hernández, segundo por la derecha, con el equipo español de 'snow' a su llegada a PyeongChang/
Regino Hernández, segundo por la derecha, con el equipo español de 'snow' a su llegada a PyeongChang

El 'rider' malagueño, dispuesto a lograr una medalla en snowboardcross

Enrique Miranda
ENRIQUE MIRANDAMálaga

Vancouver 2010, Sochi 2014 y ahora Pyeongchang 2018. Tres juegos olímpicos para un deportista de sólo 26 años pero que lleva prácticamente toda la vida subido en una tabla de ‘snow’. Nacido en Ceuta y criado en Mijas desde que era niño, Regino Hernández es una de las opciones de medalla que tiene la selección española en los Juegos de Invierno que ya están en marcha.

Hernández aterrizó ayer en Corea del Sur junto al equipo de snowboard cross. Apenas tuvo tiempo de instalarse –cuando este periódico contactó con él aún no había llegado a la villa olímpica– y de descansar, ya que allí son nueve horas más que en España. No competirá hasta la próxima semana, pero va a vivir desde el primer día la intensidad de los Juegos. Hoy es la inauguración oficial (12.00 horas en España) y su amigo y compañero Lucas Eguibar será el abanderado español. La competición para el equipo de snowboard cross empezará el día 15, desde las 3.00 horas.

El malagueño no es de los máximos favoritos de su modalidad, pero está en un gran momento de forma y tiene claro que su meta es lograr una medalla. «Espero dar lo máximo de mí, está siendo un buen año para mí. Quiero luchar por una medalla. Si tenemos un día inspirado y se alían los astros para que no suceda nada fuera de lo normal podemos luchar por todo», decía antes de partir de viaje. El snowboard cross o boardercross es una disciplina espectacular, con descensos muy rápidos y muy imprevisibles, en los que cualquier error te puede llevar al suelo. Por eso es una competición muy abierta y la experiencia es un aspecto muy a tener en cuenta. Hernández fue a sus primeros Juegos con 17 años –«estos ya no me pillan por sorpresa», decía a este periódico hace unas semanas–, por lo que ya tiene un bagaje importante. En Vancouver 2010 acabó 31.º y hace cuatro años en Sochi fue 21.º. Ahora es noveno en la clasificación general de la Copa del Mundo, lo que significa que está haciendo las cosas bien. Desde el jueves tendrá la oportunidad de demostrarlo en sus terceros Juegos Olímpicos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos