Paula Ruiz, la nueva estrella de la natación malagueña

Paula Ruiz, ayer en la piscina exterior de Inacua. / Álvaro Cabrera

La malagueña, campeona nacional absoluta de aguas abiertas pese a ser júnior, ya piensa en Tokio 2020

Enrique Miranda
ENRIQUE MIRANDAMálaga

El pasado fin de semana fue uno de los nombres propios del Campeonato de España de Aguas Abiertas en Bañolas (Gerona). En una cita con estrellas de la natación española como Mireia Belmonte o Erika Villaécija, la malagueña Paula Ruiz, de sólo 18 años, logró una medalla de oro en 10 kilómetros y una plata en 5 kilómetros, tras protagonizar un espectacular mano a mano con Mireia Belmonte, que ganó sólo por tres décimas.

Ayer, tras dos días intensos de competición en el Nacional, Paula volvía a su rutina de trabajo en el centro acuático de Inacua, a las órdenes de Xavi Casademont, entrenador del Centro de Tecnificación que tiene la Federación Andaluza de Natación en Málaga y un histórico de la natación andaluza. Esta malagueña de 18 años está en ese momento de su carrera en el que tiene que empezar a dar el salto de la categoría júnior a la absoluta y confirmar que ya tiene más de realidad que de joven promesa de la natación española.

«En la natación española, o eres la mejor o no eres nada», dice la deportista de 18 años, que estuvo a tres décimas de ganarle a Mireia Belmonte

La fondista ya le planta cara a las absolutas e incluso la comparan con Mireia Belmonte por sus cualidades para la natación de larga distancia. Se ha convertido en la nueva estrella de la natación malagueña, aunque ella prefiere no escuchar halagos: «Ganar hasta me crea inseguridad», dice. «No me molesta que me comparen con Mireia, al revés, es una nadadora que lo ha conseguido todo, pero tampoco quiero que me quiten mérito», dice en referencia a su ajustada carrera del domingo contra la campeona olímpica.

Sus datos

Nombre
Paula Ruiz Bravo. Nacida en Málaga el 16 de febrero de 1999 (18 años). Mide 1,73 y pesa 61 kilos.
Club
Desde hace dos años milita en el Club Natación Mairena del Aljarafe de Sevilla.
Palmarés en aguas abiertas
En 2014 fue campeona de Europa infantil y novena del mundo. El año pasado logró el oro en el Mundial júnior y la plata en el Europeo. El pasado fin de semana fue oro absoluto en 10 kilómetros y plata en 5 kilómetros en el Nacional.

La nadadora del Mairena del Aljarafe ha conseguido clasificarse para el Mundial absoluto de Budapest, en julio, y el Europeo júnior de Marsella, en agosto. Pero a medio plazo su objetivo no es otro que los Juegos de Tokio en 2020. «Quizás en años anteriores pensaba en los Juegos como ‘ojalá pudiera estar allí’. Ahora lo veo algo más real. Ya no es tanto un sueño, como un objetivo a cumplir», explica. Aunque compagina la competición en piscina con las aguas abiertas, es esta segunda modalidad la que más le atrae: «Soy muy ‘picona’, siempre voy a ganar, también en los entrenamientos. Para mí competir en aguas abiertas es como un juego, algo que me divierte, nadar con olas o corrientes, esa pelea que hay con las otras nadadoras... Lo disfruto mucho más que competir en una piscina entre corcheras», afirma la deportista.

Paula, con los entrenadores Manu Santiago y Xavi Casademont. / Álvaro Cabrera

Ser la mejor

Paula tiene claro que vivir de la natación es casi imposible. Tanto su familia como sus entrenadores le insisten mucho en la importancia de los estudios. Actualmente cursa 1º. de Bachillerato de Ciencias en el instituto de La Rosaleda en modo semipresencial, lo que le permite tener algo más de flexibilidad con las clases. «Me despierto a las cinco de la madrugada y a las 6.15 empiezo a entrenarme aquí en Inacua. El horario de salida no es fijo, después vuelvo a casa para estudiar y comer y a las 15.30 vuelvo a la piscina, para entrenar por la tarde», relata. Los lunes y los miércoles va a clase y el resto de los días estudia en casa. Lleva bien los sacrificios de una deportista de élite, como no poder salir tanto con sus amigas o llevar una dieta controlada, aunque reconoce que no piensa mucho en ello. Y tiene claro que su objetivo es ser la mejor. «Yo ahora mismo no soy nada, aunque Mireia sólo me haya ganado por tres décimas. En la natación española, o eres la mejor de las mejores o no eres nada. Sólo cuento con el apoyo del Mairena y de un par de empresas que me ayudan como Speedo –un bañador de competición puede costar 500 euros– o Victory Endurance, que me facilita las vitaminas», explica. Por eso se levanta todos los días a las cinco de la mañana para pegarse una paliza en la piscina o en el mar, cuando toca entrenamiento en aguas abiertas. Para tratar de ser la mejor.

«El objetivo es que esté entre las diez mejores del mundo», dice su entrenador

Xavi Casademont lleva tres décadas trabajando en Málaga y por sus manos han pasado casi todos los grandes nombres de la natación malagueña. Suele tener buen ojo con los nadadores jóvenes, pero tampoco genera falsas expectativas. Con Paula Ruiz lo tiene claro. «Ella está evolucionando de ser una nadadora júnior destacada a competir con las absolutas. Está dando pasos antes de tiempo. El objetivo es estar entre las diez mejores del mundo en categoría absoluta», dice contundente el técnico de la Federación Andaluza. Para Casademont, Paula tiene unas magníficas condiciones para las aguas abiertas y una capacidad de orientación «que no tiene casi nadie», aunque debe seguir aprendiendo en tácticas de carrera. «En piscina es muy buena, en aguas abiertas es extraordinaria», argumenta. «Su programación de trabajo está hecha de aquí a los Juegos. Pero el objetivo no es simplemente estar en Tokio, para eso compramos entradas y vamos como espectadores. Hay que competir para estar entre las mejores, entre las diez primeras. Hay que ir dando pasos poco a poco», reflexiona.

Fotos

Vídeos