La pareja revelación del pádel mundial, coíneños de adopción

Los argentinos Tello (20) y Chingotto (22) viven en Coín con su entrenador, José Solano, responsable de la Escuela de Alta Competición de Inacua

Chingotto y Tello, junto a José Solano tras acceder a semifinales en la cita de Valladolid.
Chingotto y Tello, junto a José Solano tras acceder a semifinales en la cita de Valladolid. / SUR
IVÁN GELIBTER

El pádel mundial está en un momento dulce. El World Padel Tour (WPT) –que esta próxima semana llega a Mijas después de dos años de ausencia en la Costa del Sol– ha sumado nuevas pruebas lejos del territorio español, como el caso de Montecarlo, pero sobre todo el atractivo parte de la cuestión deportiva, con la llegada de nuevas parejas que cada vez hacen más difícil el poderío de los número 1 masculinos, Fernando Belasteguín y Pablo Lima.

Además del sevillano Francisco Navarro y el argentino Sanyo Gutiérrez (que por ahora llevan un 3-2 a favor frente a Belasteguín-Lima), este circuito de 2017 ha señalado ya a la pareja revelación: Fede Chingotto y Juan Tello. El dúo argentino, de 22 y 20 años, alcanzó en el último torneo, el de Valladolid, las semifinales, después de haber vencido, entre otros, a Juan Mieres y Miguel Lamperti. Aunque después Navarro y Gutiérrez les torcieron el brazo, la machada ya estaba conseguida.

Tello y Chingotto llegaron a España en septiembre de 2016 con la intención de jugar lo que quedaba de temporada del WPT. José Solano, natural de Coín, director de la escuela de Inacua y una referencia mundial en la formación de menores y adultos para la alta competición, recibió entonces un mensaje por Facebook de un conocido, que le habló de los dos jóvenes. «Me lo dijeron muy claramente. Fede y Juan tienen recursos económicos para ir a España y luego volver, pero no para vivir allí. Yo pensé en mi hijo (una de las grandes promesas júniors de España) y les dije que vinieran a Coín, que vivieran en mi casa y que los entrenaría yo».

Carolina Navarro jugará hoy la final del Challenger de Murcia

La malagueña Carolina Navarro –jugadora más laureada en la historia del pádel– y su compañera Cecilia Reiter jugarán hoy, a las 10 de la mañana, la final del World Padel Tour Challenger de Murcia contra la pareja formada por Marta Ortega y Ariana Sánchez. Estas pruebas ‘challenger’, pese a ser de menor categoría que las ‘open’ como el de Mijas de esta próxima semana, también suelen contar con una buena parte de los mejores jugadores y jugadoras del mundo. Para acceder a la final, Navarro y Reiter tuvieron que derrotar a la también malagueña Mari Carmen Villalba y Alba Galán por 4-6, 6-3 y 6-3.

Desde entonces, esta es la realidad de Fede y Juan, aunque en las últimas semanas se han alquilado un piso para ambos, también en el municipio del Valle del Guadalhorce. El camino, sin embargo, no fue fácil. El propio Solano cuenta una anécdota. En uno de los primeros torneos que jugaron, en el que, tras ir perdiendo durante buena parte del partido, uno le dijo al otro: «Dale, ‘ponete’ a correr que no tenemos para comer». Eso supuso una reacción de ambos que terminó con la victoria en ese partido.

Al terminar la temporada pasada, ambos volvieron a Argentina para regresar en febrero y encarar este nuevo curso. De momento, en las cuatro pruebas que llevan jugadas han conseguido entrar en el cuadro y hacer buenos partidos, pero tras haber alcanzado las semifinales en Valladolid ya no tienen que jugar las fases previas, lo que en Mijas les permitirá ir más descansados a los partidos principales.

«Lo más importante es la amistad que hay entre ambos», señala su entrenador

«Yo creo que una de las principales bazas con las que juegan Fede y Juan –explica Solano– es la amistad que hay entre ambos. Vinieron juntos, han sufrido juntos y ahora están disfrutando de los éxitos que van consiguiendo». En cuanto a la actitud, su entrenador –que dice que los considera como hijos suyos– destaca que son «dos chicos normales» que se sientan a ver los partidos junto al resto de gente «y pasan de las zonas VIP» o de cualquier otra prerrogativa que puedan tener los jugadores.

«Jugamos como locales»

En una conversación telefónica, Fede Chingotto se muestra ilusionado ante el torneo de Mijas. «Sentimos un poco que jugamos como locales, pero es que en estos meses Málaga, Coín... Es nuestra casa y nos han recibido y tratado de maravilla, empezando por Solano y terminando por todas las personas que hemos conocido», asegura. «Ahora todas estas personas con las que tratamos a diario pueden venir a vernos jugar, y eso nos encanta».

José Solano: referencia nacional en el pádel de alta competición

Siendo justos, Fede Chingotto y Juan Tello ya eran buenos jugadores cuando aterrizaron en casa de José Solano. Sin embargo, el apoyo de este último, que no solo se ha circunscrito al alojamiento, parece haber sido clave en este ascenso meteórico de los dos jóvenes argentinos.

Solano, natural de Coín, lleva casi 10 años dedicándose al entrenamiento de pádel de alta competición, tras haber estado más de 20 haciendo lo propio en el mundo del tenis. Tras fundar la escuela de la Trocha, en el municipio del Guadalhorce, se trasladó a Inacua, en cuya escuela juegan varios centenares de personas.

Sin embargo, una de las especialidades de Solano es el entreamiento de menores. Cuando se le pide algún ejemplo concreto, el primero que da es el de su hijo, que lleva su mismo nombre. José Solano hijo es uno de los mejores jugadores júniors de España, y en el último torneo profesional de adultos en Alicante consiguió acceder al cuadro principal, siendo el primero que lo consigue con esta corta edad. Además, Solano tiene bajo sus órdenes a varios jóvenes malagueños campeones de España y de Andalucía, entre las que destaca Beatriz González, que ha vencido en todos los campeonatos de España de su categoría en los que ha participado, además de haberse consolidado en el WPTentrando en el cuadro en cada uno de los torneos de los últimos dos años.

Una de las cuestiones más complicadas para ellos ha sido dejar a sus familias en Argentina para poder vivir este sueño, aunque al menos han estado recibiendo visitas. «Mi madre estuvo unos meses y ahora vino la novia de Juan; estar lejos es lo que toca», recalca Chingotto.

En cuanto al futuro más próximo, el joven argentino reconoce que los emparejamientos en Mijas han salido «complicados», pero no pierde la fe en repetir el éxito de Valladolid. «Vamos a ir a por todas, como siempre, y más aún con la motivación de estar en Málaga, donde queremos ofrecer todos los triunfos que podamos», sentencia.

Fotos

Vídeos