Una pareja para dar guerra

Álex Ruiz se une a Gómez Silingo cara a la nueva campaña del World Padel Tour

Agustín Gómez Silingo y Álex Ruiz posan para SUR en el Inball Padel Las Rozas, en Madrid. / M. R.
MARINA RIVAS

Agresividad, ilusión y complicidad. Si hubiera que definir en sólo unas palabras a esta nueva pareja de pádel, sin duda serían esas. Tan importante es imponerse a los rivales con un contundente ataque, como hacer ver al resto que su sintonía tanto dentro como fuera de la pista es envidiable. El malagueño Álex Ruiz y el argentino (de La Plata) Agustín Gómez Silingo conforman una de las nuevas y más potentes parejas de la edición del World Padel Tour (WPT) de 2018, cuya primera parada acaba de confirmarse que será del 20 al 25 de marzo en Barcelona. Para los que todavía no conozcan los entresijos de este deporte, cada vez más en auge, se trata del circuito profesional internacional, con participantes de hasta veintiuna nacionalidades pertenecientes a cuatro de los continentes.

El jugador malagueño apuesta por el veterano internacional argentino y ya trabaja desde hace unas semanas con él en Madrid

Acudimos al entrenamiento de este binomio en Madrid, donde ambos residen desde hace años. Llevan trabajando juntos apenas dos semanas, pero la sensación era la de que llevaran haciéndolo toda una vida, más allá de los detalles básicos a perfeccionar en pretemporada. Así explicaba el de Alhaurín de la Torre como se conocieron: «A Agustín le conozco desde hace bastante, porque alguna vez nos hemos cruzado en el circuito. Es un referente en el pádel. Siempre me ha gustado su forma de jugar y de pensar en la pista. Sucedió además que nos quedamos los dos sin pareja este año, así que le llamé y surgió el amor...».

«Fue el único que confió en que podía volver»

A pesar de contar con un gran palmarés, Agustín Gómez Silingo encara el nuevo año con una meta diferente: volver al máximo nivel. Y es que la pasada edición se vio obligado a retirarse para pasar por quirófano. «Vengo de un año difícil, con dos cirugías en el hombro y tenía un poco de incertidumbre de con quién iba a jugar, porque después de un año no tenía grandes expectativas, no me podía plantear cosas a largo plazo». Entonces, el apoyo del malagueño fue esencial: «En ese momento Álex fue el único que confió en que yo podía volver. Es un excelente jugador y me ayudó mucho, me puso un voto de confianza en que yo iba a estar bien y eso para mí, valió mucho». Sobre el malagueño sólo puede ofrecer buenas valoraciones, como jugador, compañero y como persona. «Es un chico que, para ser tan joven, tiene las cosas muy claras. Es un fenómeno, muy buen chaval y con el que se puede compartir un buen rato divirtiéndose, que es muy importante porque pasamos mucho tiempo juntos», asegura el platense.

En aquellas dos largas horas de entreno no faltaron las bromas ni las risas con el resto de sus compañeros. De no haber visto en directo la intensidad con la que disputaban cada bola, sin descanso, y sus malabarismos con la pala, muchos no hubieran creído que se tratara de dos auténticos profesionales.

Agustín Gómez Silingo (34 años) no es un cualquiera en el pádel. Ganador de dos Másters, campeón del Mundial de 2016 junto a la selección argentina y asentado en la élite de este deporte desde 1999, cuando disputó su primer Campeonato del Mundo júnior.

El malagueño Álex Ruiz posa con su pala de competición y una bola del World Padel Tour.
El malagueño Álex Ruiz posa con su pala de competición y una bola del World Padel Tour. / SUR

Ruiz no le va a la zaga. A pesar de sus 23 años, el costasoleño guarda una gran experiencia en el WPT, donde sólo la pasada campaña acumuló dos finales de Challenger y su primera semifinal de la historia en un Open, en Zaragoza. Desde entonces, una virgen del Pilar le acompaña en su coche a modo de amuleto. Sin darse cuenta, este estudiante de Ciencias de la Actividad Física y el Deporte se ha convertido en uno de los máximos exponentes de Málaga en el pádel, no sólo en este circuito sino también con la selección española, con la que se coronó campeón de Europa por equipos el pasado año en Portugal.

Pareja de película

En este deporte la conjunción de una pareja lo es prácticamente todo y, por ello, Ruiz tiene claro sus objetivos para el nuevo curso: «Que nos respeten las lesiones y, como pareja, que fluyamos, que tengamos buena sintonía. Si conseguimos eso, los resultados llegarán».

Por ello comparten muchas horas a la semana, una misma carrera (académica) e incluso un mismo gusto por el cine. Tanto que se presentaron como pareja en sus redes sociales con los apodos de ‘Hulk’ (Gómez) y ‘Capitán América’ (Ruiz). Le viene al pelo el nombre de guerra al malagueño, que como jugador de ‘drive’, es el encargado de capitanear, repartir el juego, mientras que el argentino, como buen jugador de izquierda o de revés en pádel, emplea su fuerte en dar los golpes decisivos.

«Nos quedamos los dos sin pareja, así que le llamé y surgió el amor», ironiza Ruiz

Aunque alejado de su tierra desde hace varias campañas para entrenar al máximo nivel en la capital, Ruiz conoce de cerca la exportadora de talentos en que se ha convertido la provincia. «Sigo el crecimiento del pádel allí muy de cerca, Málaga tiene una gran cantera. Estoy muy contento y muy satisfecho de que salgan jugadores jóvenes malagueños… Ojalá sigan saliendo muchos talentos de allí, siempre es una gran noticia», comenta. Y es que, cada año, en el WPT, son más los paisanos con los que se puede llegar a cruzar. «Este 2018 creo que va a ser muy bonito para el espectáculo y para el público y espero que los aficionados lo disfruten y que nosotros ganemos mucho», se sincera antes de recoger sus cosas para continuar con la segunda parte del entreno, en el gimnasio.

Temas

Pádel

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos