Una mañana esperpéntica para el Rincón Fertilidad por las goteras en los pabellones de capital

Una mañana esperpéntica para el Rincón Fertilidad por las goteras en los pabellones de capital
Salvador Salas

El acuerdo de última hora con el Ayuntamiento de Alhaurín de la Torre evitó que la eliminatoria se tuviera que aplazar por no tener dónde jugarse

Enrique Miranda
ENRIQUE MIRANDAMálaga

Lo que vivió ayer por la mañana el Rincón Fertilidad y los responsables de la delegación malagueña de la Federación Andaluza de Balonmano sólo se puede calificar de esperpento. Porque a apenas seis horas de la celebración del partido de ayer, el equipo malagueño no sabía dónde iba a jugar su partido de cuartos de final de la Challenge Cup. De hecho, había grandes riesgos de que la eliminatoria se aplazara, lo que hubiera supuesto un gran perjuicio para la entidad malagueña. ¿El motivo? La lluvia. O más bien el deficiente estado de conservación de las instalaciones deportivas en Málaga capital, que provocaran que pabellones como el de Ciudad Jardín o el de Carranque amanecieran con goteras y charcos sobre la pista. Un auténtico despropósito. Si ya el jueves se determinó que el partido no se iba a poder celebrar en Carranque, instalación perteneciente a la Junta de Andalucía, por la presencia de goteras, la sorpresa llegó ayer cuando por la mañana se comprobó que la situación se repetía en el mítico pabellón de Ciudad Jardín, recinto del Ayuntamiento de Málaga que se había ofrecido como alternativa. También había goteras y la práctica de un evento deportivo de alto nivel era inviable.

La amenaza del aplazamiento era cada vez más real, lo que hubiera supuesto un sobrecoste por los vuelos y el alojamiento del conjunto polaco, el MKS Perla Lublin. En ese momento, la presidenta del Rincón Fertilidad, Pepa Moreno y el delegado provincial de la Federación Andaluza de Balonmano, Raúl Romero, empezaron una carrera contra el reloj para tratar de encontrar un pabellón disponible que estuviera en buenas condiciones y que tuviera el visto bueno de la EHF, la Federación Europea organizadora de la competición.

Gestiones con Alhaurín

Se contemplaron distintas opciones en Málaga capital, como el pabellón de La Mosca, Tiro Pichón (ambos municipales) o el pabellón de la Universidad de Málaga. Todos tenían goteras. En el Palacio de los Deportes José María Martín Carpena está programada para este fin de semana la actuación de Les Luthiers y además la pista no está acondicionada para el balonmano. Descartada la capital, Pepa Moreno se tuvo que desplazar con los árbitros y delegados federativos para encontrar un pabellón disponible. Torremolinos o Coín surgieron como opciones, pero a mediodía llegó el ofrecimiento del Ayuntamiento de Alhaurín de la Torre que consiguió solucionar la delicada situación. El concejal de Deportes del consistorio, Prudencio Ruiz, puso todas las facilidades posibles y las rápidas gestiones de las partes implicadas terminaron acordando que los dos partidos de la eliminatoria se jugasen en el pabellón de El Limón.

Una mañana frenética que sirve para poner el foco sobre los problemas de mantenimiento que hay en muchos pabellones de la capital y la provincia. Hay que tener en cuenta que en un mes Málaga acogerá la Copa de la Reina de balonmano y la MiniCopa, en Ciudad Jardín y Carranque, un evento a nivel nacional que pondrá a prueba las infraestructuras deportivas malagueñas. Lo de la jornada de ayer ya supuso un ridículo que no se puede repetir.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos