Una leyenda en la fábrica de púgiles

Heredia, en el cuadrilátero del gimnasio familiar, delante del retrato con su nombre de boxeador, ‘Heredia III’. /Álvaro Cabrera
Heredia, en el cuadrilátero del gimnasio familiar, delante del retrato con su nombre de boxeador, ‘Heredia III’. / Álvaro Cabrera

Excampeón de España y de Europa, José Luis Heredia transmite sus conocimientos a los jóvenes aspirantes

FERNANDO MORGADO

Aún es pronto en el gimnasio Saga Heredia, un reducto deportivo entre las naves industriales del polígono La Estrella. Son las seis de la tarde y los socios van llegando con cuentagotas de sus respectivas ocupaciones. José Luis Heredia ya lleva un buen rato en la que es su casa desde hace seis años. Intenta dirigir el entrenamiento de tres pequeños que revolotean en el fondo del gimnasio y que apenas levantan un palmo del suelo. Alguno incluso tiene que subirse a un cajón para llegar al ‘punching ball’. Quizá no sean conscientes de que están recibiendo sus primeros consejos de una auténtica leyenda del boxeo nacional.

El boxeador más laureado de la mítica saga malagueña se ha propuesto, junto a sus sobrinos, devolver este deporte al lugar que le corresponde

Conocido en el cuadrilátero como Heredia III, José Luis Heredia (Málaga, 23 de agosto de 1952) prefiere no acaparar la atención en ningún momento y se muestra tímido en la entrevista y ante la cámara. Va soltándose poco a poco, como los buenos púgiles, y comienza a rememorar sus inicios en un deporte que lo llevó a la gloria. «De mi primer combate, con 16 años en Coín, recuerdo que hacía 44 grados a la sombra y que mi rival, Infantes, me doblaba la edad. Yo estaba delgado y muy bien preparado. Fue una pelea bonita que recordaré siempre», explica con una sonrisa.

Llevando el apellido Heredia, José Luis estaba destinado a subirse a un ‘ring’ algún día. Cuatro hermanos –Ángel, Manuel, José Luis y Salvador– formaron la famosa saga, pero él, el tercero, fue el que más hitos alcanzó: logró el campeonato de España de peso ligero en 1978 y lo defendió con éxito ocho veces más, y en 1979 se proclamó campeón de Europa de peso súper ligero. «Recuerdo que en ese primer campeonato de España conocí a Viberti y nos hicimos amigos. Yo llevaba trece combates, todos ganados, y le quité el título a Jerónimo Lucas en doce asaltos».

El ‘top’ de Heredia III

Nacionales

1º: Pedro Carrasco.

2º: Miguel Velázquez.

3º: Perico Fernández.

4º: Ángel Heredia.

5º: José Ramón Gómez Fouz.

Internacionales

1º: Muhammad Ali.

2º: Julio César Chávez.

3º: Floyd Mayweather.

4º: Juan Manuel Márquez.

5º: Thomas Hearns.

El título europeo, que también se celebró en Málaga, no duró demasiado a Heredia III. Lo había logrado en marzo de 1979 peleando contra Fernando ‘Chino’ Sánchez, nacido en Miranda de Ebro. La primera defensa la hizo apenas dos meses después, en mayo, en Dunquerque (Francia). Su rival era Jo Kimpuani, nacionalizado francés pero nacido en Zaire, la antigua República Democrática del Congo: «Tenía unos brazos larguísimos y se decía que su padrino era el dictador ugandés Idi Amin, que había sido púgil. Era muy buen boxeador, de hecho un año más tarde le ganó a Perico Fernández en Bilbao en la defensa del título».

Reinado y retirada

Tras la derrota, Heredia decidió volver a su categoría, el peso ligero, en la que reinó en España e incluso tuvo opción de hacerse con el cetro europeo en un combate en Sicilia frente a Giuseppe Gibilisco. «Antes, los boxeadores nos pesábamos el mismo día del combate. Yo solía tener problemas para dar el peso y llegaba exprimido. Si, como ocurre ahora, hubiese tenido un día y medio para recuperarme, estoy seguro de que habría sido campeón de Europa de peso ligero mucho tiempo», asegura Heredia.

«El boxeo consiste en poner a prueba tu inteligencia con la de tu oponente»

«Mi primer combate fue en Coín, con 16 años, ante un boxeador que me doblaba la edad»

Su último combate fue el 2 de junio de 1982 en Málaga. Perdió el campeonato de España ante José Antonio García y decidió colgar los guantes. «No tenía la misma ilusión y cuando eso le ocurre a un deportista lo mejor es dejarlo.Entonces, me dediqué a entrenar en la Federación Malagueña de Boxeo. Conseguí hacer campeones de España a seis chicos y ganamos el campeonato nacional por equipos en 1993 en Lanzarote», apunta.

Luego llegó una época en la que Heredia estuvo apartado de su pasión, hasta que hace seis años sus sobrinos Alejandro y Boris –que compite con el nombre de Heredia V– lo convencieron para levantar un proyecto que va más allá del gimnasio que gestionan: quieren devolver al boxeo malagueño al lugar que le pertenece. «Y en ello estamos, cada día más cerca, con buenos chavales, trabajando con seriedad y organizando veladas para crear afición», cuenta Heredia, protagonista de muchas noches en Carranque y en la plaza de La Malagueta ante miles de personas.

Él trata de transmitir unos valores a todo aquel que cruza la puerta del Saga Heredia. «Este es un deporte en el que pones en juego tu inteligencia contra la de tu oponente. Nunca me he peleado en la calle, solo en el ‘ring’». La entrevista termina justo cuando entra por la puerta Ronny ‘El Llanero’ Landaeta, triple campeón de España de peso súper medio. Su categoría se comprueba al instante: nada más empezar a practicar con la comba, uno de los niños que entrenaban con Heredia se coloca a su lado para imitarle. El legado de la saga Heredia está a buen recaudo.

Temas

Boxeo

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos